martes, 1 de noviembre de 2016

THE WALKING DEAD. Reflexiones sobre el capítulo 7x02 (Spoiler).




7x02 The Well

Segundo capítulo para calmar la tempestad del brutal arranque.


Las hordas de fieles "equipoAescas" lo estaban esperando. Un capítulo introspectivo que echarse a la boca para poder seguir manteniendo que el ritmo de la serie es irregular y que tanto arranques como finales están llenos de tensión mientras que el resto está relleno de paja. Como si eso no ocurriese cada temporada en Game Of Thrones, por ejemplo. Algo que, por otra parte, bajo una tesis simplista, es cierto. Pero también es cierto que nadie ha firmado ningún contrato comprometiéndose a que esta vaya a ser una serie de acción ochentera al uso. El drama, ese que corona el cómic que nos trae aquí y que incomprensíblemente muchos incautos televidentes todavía ignoran, supura a lo largo de toda la historia. Así que ayer tocó drama. Descripción. Y sí, un poco de brasa también tuvimos alrededor del personaje de "Corpus Christy" Caroll.

La cuestión era que había que rebajar tensiones. Veníamos de un capítulo en el que perdimos a Abraham y a Glenn. Un episodio espectacularmente tenso en el que conocimos al nuevo villano supremo, Negan. Una entrega en la que Rick y su grupo, por primera vez, pasarían a ser súbditos de un orden superior. Así que para devolvernos a la tierra tocaba adentrarse en "The Kingdom", una vuelta de tuerca más a la idea del pueblo/oasis en la mitad del apocalipsis.

Cabe recordar que The Walking Dead viene de un cómic y que en ocasiones ha sido realmente complicado trasladar el universo de papel y viñetas a la televisión. Esta temporada parece ser un gran reto en ese sentido. Primero porque tenía que aparecer Negan. Algo que podemos dar por superado porque la adaptación realizada es eficaz cuando no superior. El siguiente paso tenía que ser el del capítulo de ayer. King Ezekiel y The Kingdom tenían que ser retratados con cautela ya que el rey negro con pelo blanco resultaba un personaje tremendamente bizarro en las páginas del cómic original. Bien, no puede decirse que hayan fallado pero tampoco queda claro que un tipo de personaje así, que tiene un trono, un reino y un tigre que utiliza para contentar y controlar a "las masas", pueda funcionar más allá de las páginas de un cómic. Porque, tal y como dice Carol, todo parece un chiste ante el que tienes que reirte. Por cierto, en la tele no tiene el pelo blanco.


El rey y su tigre.

Es de suponer que a partir de ahora tendrán que explorar las posibilidades que les quedan a las ciudades de Alexandria, The Kingdom y Hilltop para sobrevivir bajo el yugo de Negan. Que el personaje de King Ezekiel tiene que encajar con el resto para avanzar en una historia que, inevitablemente, avanza hacia un territorio de guerra total. De revuelta insurrecta. De revolución. De liberación. O algo.

Tenemos al dictador totalitario y temerario. Tenemos a un rey iluminado con un reino y un tigre que ya rinde pleitesía a Negan mediante un impuesto. Impagable el pasaje de los cerdos alimentados de caminantes. Y tenemos a Rick y su grupo, un grupo entre guerrillero y fascista, compuesto por ex socios de la NRA. Hilltop no aparece lo suficientemente retratado como para completar esta ensalada política. Por razones obvias, tanto el cómic como la serie de tv son yankees, no aparecerá el grupo rojo por ningún lado.

Así que esta séptima temporada tendrá cierto paralelismo con cualquiera de Game Of Thrones. El metafórico invierno llegará al final de la temporada y seguramente llegará con dos o tres capítulos totalmente "equipoAescos" en los que una alianza de pueblos oprimidos se levantarán contra el opresor en busca de libertad. Una vez más, aquello que en la televisión y para pasar el rato nos parecerá genial, en la vida real nos parecerá una aberración política. Es lo que llevamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario