domingo, 17 de abril de 2016

FUEGO CRUZADO. Diálogos sobre Use Your Illusion I. November Rain.



November Rain

 




Manuel L. SACRISTAN: Porque aquí es cuando empiezan de verdad a mostrarnos su nuevo sonido. Las baladas. La balada por antonomasia. “November Rain”, canción que en su formato original era un mamotreto que alcanzaba los 18 minutos de duración, es acaso la gran balada de Guns N’ Roses. La más personal y maravillosa pieza de rock en formato balada, coronada por si fuera poco con un vídeo tan maravilloso, tan fantasioso, que no puedes más que rendirte ante su incomparable grandeza. Amo cada una de sus partes, sus dos solos, su estrambótica coda final, los versos de Axl sobre el amor no correspondido de vaya usted a saber qué chica de aficiones cuestionables… Todo. Es un maremágnum de sensaciones y emociones a flor de piel. Aquí está la segunda parte de la trilogía de redobles de Matt Sorum, ideados por Axl con total premeditación, como parte de un todo. Aquí está el vídeo de la iglesia enorme que luego era una choza ridícula ante la que Slash nos deleita retorciéndose a base de bendings majestuosos. Una cadencia asombrosa. Decenas, quizá cientos de imágenes inolvidables, coronadas por Axl Rose al piano, con aquellas intros en las que nos deleitaba con su sensibilidad al piano. Recuerdo a un gran amigo mío, Jonás, soltando al final de la intro de París un mítico “chúpate esa, Tom Waits”. “November Rain” simboliza prácticamente todo lo que me gusta de Guns N’ Roses que pone de los nervios a sus detractores. La disfruto con alevosía, casi con rencor. Es puro Axl Rose. Una de las canciones firmadas simplemente por “Rose” debajo del título, Axl Rose en su más pura esencia de baladista descomunal. Es perfectamente imperfecta, delicadamente tragicómica, sobredimensionada, hermosa, vital. Pienso en ella cuando llueve en noviembre. Pienso en ella cuando escampa en mayo. La recuerdo y recuerdo viejos tiempos, anhelos, viejos amigos, mi mujer deleitándose, los conciertos en los que ha pasado algo especial. La escucho y tarareo su solo, y mi hijo de 7 años tararea su solo, y es uno de los motivos por los cuales la reunión de Guns N’ Roses es un motivo de celebración ineludible, porque nada de lo que sucede en 2016 le llega a “November Rain” a la suela del zapato.


Izkander FERNANDEZ: Negarles a otros lo que tú tuviste. O, en este caso, negarles a otros lo que tuvieron para tener tú eso mismo ahora. Son posturas que nunca comprenderé. "November Rain", su vídeo, y también el de "Estranged", se han convertido en las mayores armas arrojadizas del público pretendidamente "moderno" a la hora de atacar a Guns N' Roses. Es un proceso común en mucha gente. Llegado un punto, hay que avergorzarse de diferentes cuestiones del pasado. Mofarse de ellas. Ser cool. "November Rain" es un clásico del rock n' roll dentro de unos parámetros en los que no se me ocurren demasiados ejemplos aparte de "Estranged". Me ocurre lo mismo que con "Don't Cry", y en cierto modo discrepo contigo: "November Rain" no me parece una balada al uso ni dentro de la tradición rockera ni dentro de la tradición heavy/hard rockera. Es una composición caótica compuesta por fases bien diferenciadas y con una recta final impactante que parece llegada de Marte. Si Guns N' Roses escribieron alguna vez una balada dentro de las coordenadas clásicas del género, esa fue "Sweet Child O'Mine", partiendo de la base de que tampoco es una balada pero sí es un tema de esquema bastante estándar. "November Rain" está alejada de todo eso. Como "Don't Cry" y como "Estranged". Eso sí, si alguien me suelta que "November Rain" es un baladón, como queriendo acentuar la sobrecarga de dramatismo, la exageración imperante y el exceso total, me temo que estaría de acuerdo. Mi proceso con esta canción fue sorprendente. Yo apenas sabía lo que era un single. Carecía completamente de olfato para decir, este tema será single. Básicamente porque era un recién llegado. Pese a todo, en momentos tristes, depres, de bajón quinceañero en mi primer curso de BUP, hubo muchas ocasiones en las que apagaba las luces, me sentaba en el suelo y escuchaba en bucle "Don't Cry", "November Rain" y "Estranged". "Don't Cry" ya había sido single. Pero las otras dos todavía tardarían en serlo. Llegados a este punto, tengo que lanzar una pregunta. ¿No hay algo de grunge en esa trilogía? Dentro de la grandilocuencia de su clips, de las pretensiones de temas como "Estranged", ¿No existe un sentimiento de culpa, de pérdida, de no encajar en todo lo que expresa Axl en esas letras? Yo lo veo. Y en la versión de letra alternativa de "Don't Cry" aprovecharé para hablar menos de la canción y más del videoclip. Sobre todo de la parte del tejado. ¿Camisas de cuadros en el verano de 1991 cuando todavía el grunge no había explotado? Volviendo a "November Rain" y a la extraña disertación que abre esta intervención, pongo sobre la mesa a Florence + The Machine. Hablo como fan. Aunque en mi opinión su carrera va en claro sentido descendente al menos en cuanto a calidad compositiva. ¿Sus vídeos no tienen algo de la trilogía de Axl Rose en los "Illusion"?. Todo ese rollo de aparentes diferentes personalidades, de amores no correspondidos, de bautizos en el mar rodeada de mujeres sudamericanas cuando aparentemente ha muerto, todo ese rollo sobreactuado, dramático hasta la médula, ¿No tiene un punto Axl Rose? Definitivamente lo tiene. Pero lo dicho, aunque yo no lo sea, hay gente aficionada a negarles a otros lo que ellos sí tuvieron. O, en este caso, a negarlos a otros lo que tuvieron pero ellos tienen ahora. "Live and Let Die", digo yo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario