lunes, 4 de abril de 2016

EL TIMING PERFECTO. Por Borja VERA FERNANDEZ.



Siempre lo tuve claro. Los Guns deberían haber sido MI BANDA. Pero tuvimos un problema de timing. Llegué tarde a los Illusion. Llegué tarde a París. No estaba allí cuando descargaron su ya grandilocuente circo mediático en la piel de toro. Mi circulo de amistades nunca me pasó esa cinta tan necesaria como sucedió con Metallica, Pantera o Alice In Chains. Y es por ello tengo esa sensación de amor-odio hacia esas ratas de cloaca que llegaron a dominar el mundo. "I try and feel the sunshine, you bring the rain...". Amor incondicional hacia unas canciones, una actitud, un TODO. Y odio por no haber podido llegar a tiempo de adorar hasta el paroxismo a la ultima gran sensación del Rock´n´Roll. Siempre un paso por detrás. Hubo un tiempo en que quise engancharme al tren. Cuando mi camino se cruzo con los de Izkander, Manuel y demás enfermos que nunca dejaron de creer. Ni en los tiempos de la mas absoluta sequía informativa. Pero seguía llegando tarde. Aunque estuve en Kobetamendi en 2006, aquel concierto no quedó impregnado en mi subconsciente. Solo el recuerdo de botellas de oxigeno en el backstage y mi adorado Robin Finck con su look gypsy para la ocasión. Pero no cesé en mi empeño. Me subí al vagón de cola que circulaba en dirección a la muralla China. Y por fin llegue a sentir esa conexión que se me había negado durante tantos años. El timing era perfecto en esta ocasión. Y abrace la experiencia en todo su esplendor. Aun así algo no acababa de funcionar. Y no era culpa de la democracia. Todavía seguía presente aquella sensación agridulce de no formar parte del club. El club de la larga travesía por el desierto. El club de las Betas, los Fernandos, del Team Brazil, del Rock in Rio 2001, de los Chinese Leaks. El club de los creyentes en una locura teñida de rojo. Hasta que de repente las alarmas vuelven a sonar. Una nueva oportunidad aparece en el horizonte. A pocas horas de que se haga realidad la reunion más esperada de los últimos 20 años todavía no se muy bien como asimilarlo. Y tengo claro que no voy a dejar pasa la primera oportunidad que se presente de coger un vuelo, cruzar el charco y verlo con mis propios ojos. Pero mientras suena "Street of Dreams" y las lagrimas asoman, me va quedando más claro que esa sensación que siempre me invade al escucharlos no va a desaparecer jamas. Ni aun asistiendo a todos los conciertos de una gira imprevisible. Por que mi tren hace muchos años que partió de la estación...


Borja VERA FERNANDEZ
(Popular 1)

No hay comentarios:

Publicar un comentario