viernes, 9 de octubre de 2015

BOURBON. Devastaciones SA




"Este es un disco mucho más de extremos"




Bourbon es un sueño hecho realidad. Para quien compone, graba y toca y también para quien escucha, compra, escucha y disfruta. Lo que en un principio era un cuarteto de Sanlucar de Barrameda empeñado en hacer un buen rock de guitarras con la suficiente carga de potencia y un halo de misticismo acabó siendo un power trío de exploradores de un rock angosto y crujiente. "Devastación", su segundo larga duración presenta a una banda más introvertida y mas encerrada en su propio universo. Lo cierto es que si "Fango" ya era una joya del rock en español de la presente década, "Devastación" apunta aún más allá. Charlamos con Raúl Guerrero, guitarra y voz de la banda gaditana.



BOURBON
Devastación

No soy ningún experto en rock español. Crecí como  producto de dos escenas alejadas. Una era la internacional en unos primeros años noventa tremendamente excitantes. La otra era la de Euskal Herria, con énfasis en lo local. Lo hecho cerca. Una parte del universo rockero que te permitía ser partícipe de la escena y que en cierto modo es culpable directa de que este blog exista tal y como es. Mis primeros contactos con el rock español llegaron a través de un vinilo de Triana. Cuando lo puse a girar en el plato y escuché "En el lago", Triana pasó a ser una de las bandas favoritas de mi existencia. No obstante, esto no me llevó a escuchar rock en español más que lo que se hacía en Euskal Herria. 

Hace unos años me hice con el primer EP de una banda de la provincia de Cádiz llamada Bourbon. Era una primera entrega efectiva que rozaba lo convincente. Había algo, ponía los dientes largos pero no daba para venirse arriba e imaginarse el monstruo que estaba por llegar. Hace un par de años la banda de Sanlucar de Barrameda publicó su primer disco grande. "Fango" resultó ser una obra de notable alto con alto contenido guitarrero y buena literatura en las letras. Un álbum con un sutil acento sureño... del sur del Estado español. Un disco que por momentos hacía pensar en que Bourbon tenían algo grande entre manos. 

Definitivamente, lo tienen. "Devastación", su segundo álbum es uno de los escasos sobresalientes que he podido escuchar este año. Un disco que parte de un sonido grueso de guitarras para rendir menos pleitesía al riff y adentrarse en terrenos más inaccesibles para el subconsciente popular. Creando así una tela de araña de momentos introspectivos un tanto crípticos y, por lo tanto, misteriosos e inquietantes. 

Abre el telón "¿Quién eres tú?", un medio tiempo denso que mantiene la tensión hasta que decide reventar hacia la mitad del tema con un derroche de imaginación guitarrera. Una imaginación guitarrera que junto con la sobriedad y la efectividad de la sección rítmica y la excelencia literaria de las letras serán las señas de identidad del disco de principio a fin. "Contra el cristal" es quizá uno de los temas que más respeta el espíritu de su primer disco. "Escrito en la pared" es uno de los picos de un disco que nunca baja del notable. Una cabalgada guitarrera con regusto a hard clásico facturado en los setenta. Solo que la garganta rasgada y entregada de Raúl desgrana escenas en castellano en vez de hacerlo en inglés. Por momentos suena como si Jesús De La Rosa cantase en UFO aunque el momento central del tema, el que no cabalga, el que se mira las tripas, se mueve por un terreno melódico y melancólico que eleva la canción por encima de las nubes. 
"Sol" es una demostración de fuerza antes de otro de los grandes temas de "Devastación": "Te esperaré". Raúl construye un arpegio que gotea como la lava contra la roca, esculpiendo un tema maravilloso que muere en un bello e incesante oleaje.
"Confesiones" es un ejercicio acústico que sirve de puente entre la primera y la segunda mitad del disco. Un tema curioso ya que en dos minutos escasos uno puede encontrar casi todas las bondades de Bourbon: melodía, imaginación en las guitarras, emoción y desgarro. "Una cuestión personal" devuelve a los Bourbon tensos y épicos. "Inseparables" sube la escala de intensidad y velocidad. Intensidad que se ve de nuevo reflejada en "Hipnus". El broche de oro lo pone el tema que da título al disco, "Devastación". Una nueva demostración compositiva del trío andaluz. Un tema hipnótico con varios climax que rompen la ceremonial quietud inicial hasta convertirlo en un sueño esquizofrénico.
"Devastación" tiene un aura a su alrededor. Algo mágico. Cierto regusto a clásico atemporal. Como si hubiese nacido un disco histórico aunque sea en un estrato maldito y de culto. Una obra que alcanza una dimensión imposible de haberse imaginado en su concepción. Uno de los pocos sobresalientes que nos han caído este año.     


Raúl Guerrero guitarra y voz
Juanma Gonzálvez
bajo y coros
Alvaro Guerrero bateria y voz


Bourbon pasó a ser un trío al de poco de publicar “Fango”.

Pitu dejó la banda a principios de 2014. Para entonces teníamos varios conciertos cerrados en Barcelona y Zaragoza y decidimos que para presentar Fango eran necesarias dos guitarras, es un disco que fue concebido para interpretarlo con dos hachas. Llamamos a Cristino, paisano y guitarrista de Los Farelli, que nos acompañó en esos conciertos e hizo un trabajo descomunal, se aprendió el repertorio en una semana. Pero sabíamos que era algo circunstancial, que íbamos a seguir como trío porque sabíamos que la banda podía funcionar perfectamente en ese formato.

“Fango” fue un buen debú en lo artístico. ¿Cómo funcionó para Bourbon como banda?
Yo no sabría decirte si el disco funcionó o no. No sé cuantas copias hay que vender, ni cuantos bolos hay que dar, ni cuánto dinero hay que perder para decir si un disco ha funcionado o no. Para nosotros, que fue un primer disco de una banda desconocida, diría que estuvo bien, que nos dio a conocer, y eso ya es bastante.

¿En algún momento llegó a sorprender “Fango” a la banda en cuanto a aceptación por parte del público?
Un poco sí, las críticas fueron buenas en su mayoría, hicimos algún que otro festival de los que somos seguidores, y hemos tocado con bandas con las que jamás habría soñado. Pero tampoco es que tuviera una aceptación descomunal, ni mucho menos, seguimos siendo una banda muy pequeña en cuanto a público.

¿Cómo percibe el mundo de ahí fuera una banda como Bourbon? Esperanzas, ganas de trabajar, posible éxito…
Ganas de trabajar todas las del mundo, personalmente soy bastante impaciente y en mi cabeza ya le estoy dando vueltas a como quiero que sea el siguiente disco. Ahora mismo solo pensamos en tocar en todas partes y que la gente nos escuche. El éxito, si te refieres a éxito a nivel de ventas, radios y demás, es algo que ni se me pasa por la cabeza, pero nosotros vamos a hacer todo lo que esté nuestra mano porque por encima de todo nos sentimos muy orgullosos de la música que hacemos.

 

¿Las diferencias que hay entre “Fango” y “Devastación” están directamente relacionadas con el cambio en la formación? 
En gran parte sí. Al menos a mí me resulta completamente diferente componer para una guitarra y componer para dos. El sonido y el concepto cambian de manera radical.

¿Cuáles son las diferencias? Desde fuera, lo que da la sensación es que “Devastación” es más introspectivo. Hay guitarrazos pero cabe lugar para otras cosas.
Sí, completamente, tanto las letras como la música van por caminos bastante más oscuros que el anterior. No creo que haya sido algo premeditado. Es un disco mucho más de extremos que "Fango". Puede ser que no haya tantos riffs, menos estribillos claros, hay un lado un poco más melódico que se ha acentuado bastante. Le hemos dado mucha importancia a las melodías vocales, a los efectos y a los silencios. De primeras puede parecer un disco más calmado, pero creo que tiene mucha rabia y más mala leche que todo lo que hemos hecho anteriormente.

¿Lo aprendido la primera o la segunda vez sirven de algo cuando uno va por tercera vez al estudio?
Por supuesto que sí, y más cuando repetimos en el mismo estudio y con el mismo productor. Aunque la forma fue básicamente la misma, maquetamos en el local, le pasamos los temas a Curro Ureba para que se hiciera una idea de cómo iba la historia y nos metemos en el estudio a grabar. Curro es una persona que transmite tal tranquilidad y tan buen rollo que a veces se te olvida que estás grabando, y digo esto como algo 100% positivo. Tenemos plena confianza en que lo salga de Trafalgar va sonar bien, y eso te da una tranquilidad increíble. Además se involucra muchísimo con las canciones, sabe cómo queremos sonar, sabe las bandas que nos gustan y eso para nosotros es fundamental. Personalmente me pasaría todos los días de mi vida en el estudio, es algo que me encanta.

¿Hasta qué punto “Fango” ejerce de mecanismo limitador en el proceso compositivo de “Devastación”? 
Para este disco empezamos de cero, no había prácticamente nada escrito con la formación anterior. Cuando empezamos a componer nos dábamos cuenta de que estábamos sonando diferentes, las estructuras eran menos obvias y el sonido más rudo, mas setentero. El primer tema que compusimos fue el que da título al disco, siendo un tema tan distinto a todo lo que habíamos hecho anteriormente, para seguir componiendo nos dimos cuenta de que había vía libre en cuanto a estilo. Tampoco es que nos hayamos desmarcado del todo del sonido del primer disco, ni mucho menos, simplemente es diferente. No hay apenas guitarras haciendo armonías que era algo primordial en el anterior, las canciones están compuestas con las miras puestas en sitios distintos.






¿Cuáles son las fuentes de las que bebe Bourbon? 
El grosso de las influencias de la banda son grupos extranjeros, eso es innegable. Al cantar en castellano sí que puede verse cierto deje en la voz que quizás el que nos escucha nos relaciona con el rock en español de siempre. Personalmente soy muy fan de Triana y la mayoría del rock andaluz, de Leño, de algunos discos de Los Enemigos, del primer Nacho Vegas, de Viaje a 800, de Asfalto, de Los Secretos, de 091…supongo que es difícil desmarcarse de eso. Y creo que en esa mezcla que citas en tu pregunta está la gracia del grupo. De todas formas a veces cuando leo las reseñas veo que la gente dice que sonamos a bandas de las que jamás hemos sido seguidores, eso también es bastante chocante.

Cinco o seis nombres que puedan ser claves para entender lo que hace Bourbon.
Seguramente si la pregunta la contestasen Álvaro o Juanma te dirían otras, hoy por hoy yo diría que The Obsessed, Triana, Grand Funk Railroad, Motorpsycho, UFO y Danava.

En cuanto a las letras. ¿Es fácil escribir en castellano después de llevar una vida entera escuchando y leyendo letras en inglés?
Es difícil, cuando estamos componiendo e intentando meter una melodía a falta de letras suelo soltar “yeah baby” y no “sí,nena”, jajaja. Es algo que sale solo, me resulta inevitable hacerlo de otra manera. Igualmente me resulta imposible escribir letras en un idioma que no sea el castellano, porque es el que conozco bien, sé que lo que digo y escribo va a quedar tal y como lo quiero, no tengo que pasar la frase por ningún filtro mental para expresarme. Hay bandas españolas que cantan en inglés que me parecen cojonudas, desde Tapiman a Rip KC, no tengo ningún problema con eso.

También hay un deje sureño…. del sur de España. ¿Hay algo en algunas guitarras, en algunos fraseos que pueda estar levemente inspirado en el folclore andaluz?
Seguramente sí, aunque creo que ese deje esté inspirado por Triana, es una banda que me ha llegado a obsesionar.



 Alguien dijo que el flamenco era el blues de Andalucía. ¿Lo comparte?
Supongo que sí, el flamenco es la música que está en la calle aquí en nuestra zona, es algo que ha influido a muchísima gente al igual que hizo el blues en su época. Aunque el concepto del flamenco en los últimos tiempos ha degenerado bastante, al igual que el del blues, en eso también coinciden.

¿A qué retos se enfrenta Bourbon con este disco?
Quizás el reto más importante fue el hecho de grabar un segundo disco, ahora mismo solo queremos tocar y no darle muchas vueltas a lo demás.

¿Qué dificultades existen para tocar no ya en Cádiz, sino en el resto del Estado?

Hay pocas salas para tocar por aquí. Y para subir hay que planearlo bien porque estamos a muchos kilómetros de Madrid, Barcelona, Bilbao o Zaragoza. Supongo que habrá habido mejores tiempos, no lo sé porque como músico no los he vivido, pero como nosotros nunca hemos manejado dinero ni nadie lo ha puesto por nosotros, estamos acostumbrados a lo que hay. Es tocar por el placer de tocar, y por nada más.

¿Habrá oportunidades de ver la presentación de “Devastación”?
Por supuesto, hace una semana lo presentamos en Sanlúcar, y ya hemos cerrado fechas para Sevilla, Madrid, Algeciras y el Puerto De Santamaría. Vamos a intentar tocar bastante más que con el primer disco. En Facebook vamos actualizando las fechas que van saliendo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario