jueves, 6 de noviembre de 2014

The Wizards, hard rock tras el pentagrama

Previa: Final 7-N. Villa de Bilbao 26. Metal.
Bilborock|Viernes 7 de noviembre. 20:00h. Gratis. 

"Estar en la final es ya una satisfacción
pero saldremos a matar exactamente igual"
Un cuarto oscuro. Densa quietud. Mugre. Cochambre. Humo de cannabis. Velas negras con llamas danzantes dibujando y desdibujando sombras maléficas. Ellos lo conocen bien. Un pentagrama dibujado en el suelo con tiza fresca. En una esquina un plato gira para que Robert Johnson cante en un cruce de caminos perdido. Otros vinilos apilados. Danzig, Bathory, Down, Pentragram, Witchfinder General... Azufre en el ambiente. Retumban las paredes. En el local de al lado ensaya una banda. Son The Wizards, uno de los tres participantes en la final del Villa metálico de mañana junto a HighLights y The Descent. Cuernos y sudor de macho cabrío. Ellos lo conocen bien.






La escena vizcaína ha sido rica en inventiva a lo largo de su historia. Quizá más en los últimos dos o tres lustros. Ya sin rock radical vasco bajo el que cobijarse y con la oleada euskaldun de los 90 en otro estadio había que buscar salidas. Y se encontraron. Uno de esos tentáculos que buscan a día de hoy un porcentaje de una nueva luz pertenece a The Wizards, banda fundada en 2013 por Ina, Felipe y David. En unos meses Eneko y Jorge completan la formación y a principios de este año ofrecen su primer concierto. Van rápido pero no aprecian diferencias con otras bandas que empiezan ya que sus planes son "tocar en directo todo lo que podamos e ir grabando nuestras canciones siempre que se presente la oportunidad"


La oportunidad parece estar a la vuelta de la esquina. Como finalistas del Villa de Bilbao en su sección metal, The Wizards ya cuentan con 1.000 euros de premio. Pero hay otros dos premios posibles y el quinteto puede optar a todo. La situación geopolítica y la de la industria musical son como gotas de agua. Las cosas van mal, hay pocas oportunidades para la gente que empieza. Económicamente todo tiene un tono de pesadilla sin fin. "No nos engañemos. Nosotros aparte de la repercusión que pueda tener el concurso en sí, que la tiene y de hecho es un referente a nivel estatal, somos pobres como ratas y vemos el concurso como una posible fuente de ingresos...Si sacamos algo de dinero de esto, nos va a venir de perlas para poder grabar nuestro primer LP. De hecho, no creemos en los concursos como una competición para ver quién es mejor o peor", declaran.

Pese a todo The Wizards, recién nacidos, miran a los ojos a su suerte dentro de una escena local underground sin oportunidades en el horizonte pero con toneladas de ilusión. "Lo que venga o se consiga será bienvenido, pero no tenemos grandes aspiraciones en ese sentido, aparte de poder mantener la banda tocando en directo, grabando y saliendo a girar cada vez que nuestras vidas laborales y personales nos lo permitan. Comenzamos esta banda porque nos gustan una serie de estilos que no tenían cabida en nuestras bandas previas, y básicamente porque nos gusta y nos divierte.", dice Felipe, guitarrista de The Wizards.

Una grabación que ocultaba más que enseñaba titulada "Plages" (escúchala en su bandcamp) los metió en los conciertos clasificatorios del Villa de Bilbao sección metal. Su bolo hizo que se disparase la banca. Eran la quinta banda en participar y, hasta aquel momento, Bilborock no había visto nada igual en 2014. Presentaban su credenciales a finalista y a todo. El Villa pese a su planteamiento eliminador azuza la escena y crea ilusión. "El Villa es un certamen veterano y de prestigio para el rock local. Puede ayudar a bandas que empiezan a mostrar su trabajo y a recibir un reconocimiento económico que ayude a sostener lo que implica una banda", subrayan.

En la final del viernes The Wizards compartirán escenario con HighLights y The Descent. De una forma u otra existen nexos de unión entre los magos y sus colegas de final. "Con HighLights no hemos compartido bolo aún, tenemos buen rollo y hablan un idioma musical que sin ser el mismo exactamente al nuestro, sí que bebe de muchas fuentes comunes. Son muy buena gente", dice Felipe. El punto de encuentro entre The Descent y The Wizards es Knives, banda en la que coinciden varios miembros de ambas formaciones.

La final será dura porque The Wizards aprecian "nivel y buen hacer". Con apenas 7 meses de historia el quinteto valora su presencia en la final de un certamen como el Villa. Pero avisan: "estar en la final es ya una satisfacción. Pero saldremos a matar exactamente igual. El resultado, por supuesto, se asumirá desde la serenidad, la deportividad y con una cerveza en la mano, como no podía ser menos". Efectivamente, una final como ésta tiene que acabar con una cerveza en la mano. El nivel es alto, las tres bandas son de Bizkaia y las tres tienes posibilidades. Solo cabe disfrutar. 

1 comentario:

  1. Es un verdadero ejemplo para todos los ayuntamientos la apuesta del Villa por los grupos. Es una apuesta por la Cultura que todos deberíamos aplicarnos el cuento. Yo he visto a The Wizards junto con Horn of the Rhino y la verdad es que me dejaron acojonao.... BANDA inmensa de pies a cabeza. Les deseo todo lo mejor. Quizás en otros paises tendrían más opciones, pero aqui al menos podemos disfrutarlos. Mucha mierda!

    ResponderEliminar