viernes, 16 de enero de 2015

HIGHLIGHTS. Highpower!


"Una influencia empieza cuando algo te gusta y termina cuando no es aplicable a tu banda".





Una escena viva necesita ilusión, energía, responsabilidad y trabajo. A día de hoy, casi seis años después de su fundación, HighLights, de Arrigorriaga, encarnan todo eso y alguna cosa más. Su rostro dibuja una sonrisa eterna en el escenario y fuera de él. Su música destila pasión y buenas vibraciones. Cuesta recordar que el hard rock tuviese un exponente tan amable en Euskal Herria. Desde el amor por los clásicos HighLights recrean un rock duro crugiente, sincero y emocionante. Mountain, Lynyrd Skynyrd, Grand Funk Railroad.... pero también opciones algo más modernas que por edad tampoco llegaron a mamar en tiempo real: Guns N' Roses, Kiss, Pearl Jam, Soundgarden, Alice In Chains.... Todo bajo un prisma de rock puro y cristalino, amor por las guitarras y mimo por las melodías, los estribillos y la canción como unidad irreductible de la música rock. Cada canción de la formación de Arrigorriaga es un mundo perfecto en el que todo cuadra y todo encaja. Estrenan EP, "Storming the Gates", trabajo que ya comentamos en PRIDE OF THE MONSTER el día de su publicación. Pero sinceramente, ya estamos con hambre de más. El mundo necesita un disco grande de HighLights para ser un lugar mejor. Tras numerosos mensajes intercambiados nos plantamos en su local de ensayo en Basauri. Miguel, Mario, Xabi y Sergio, algo castigado por una inoportuna gripe, nos atienden atentamente. Grabadora. Rec. Que fluya la conversación.



LA MAGIA DE LAS GUITARRAS

http://highlightsrock.bandcamp.com/

Las guitarras tienen ese algo especial que te llama la atención. Que te hace detenerte cuando estás a otra cosa. Reflexionas. Miras a tu alrededor buscando complicidad. Buscando que alguien esté a lo mismo que tú: a las guitarras vuelan por los aires y llegan a tus conductos auditivos. Encuentres complicidad o no, sonríes, asientes, te mueves siguiendo el ritmo. Porque las guitarras tienen ese algo especial.

Como el poder de la fuerza está de la mano de los caballeros Jedi, la magia de las guitarras está de la mano de HighLights. Guitarras que suenan a otro tiempo en el que el rock era más feliz, más gigante, más en blanco y negro. Pero el principal acierto del cuarteto de Arrigorriaga es que convierten ese sonido en algo actual e incluso, en algo atemporal. Hard rock rocoso pero melódico, duro en sus riffs pero tierno en su inocencia y en su invitación a soñar despiertos.

Después de un buen bagaje inicial, HighLights van entrando en la edad adulta del rock quemando etapas. Se hicieron un nombre pateándose los escenarios de Bizkaia, lograron telonear a bandas internacionales, asaltaron el Villa de Bilbao hasta empatar en el primer puesto con The Wizards y ahora aquí está su nuevo trabajo de estudio. En verano los veremos en el Azkena Rock Festival.... bautizo rockero por excelencia.

"Storming the Gates" es un buen resumen de lo que vienen ofreciendo. Hard rock de alta graduación, con sabor añejo, esencialmente yankee. De culto al riff majestuoso pero en convivencia con la sonrisa y la luz y no tanto con la oscuridad. . 


"F.A.S.O.S." es el primer tema de la entrega. Guitarras con groove, aromas sureños, riffs obesos. Siguen haciendo su camino. Con regusto a unos Mountain algo más duros. Las guitarras van y vienen acompañadas de una excelente sección rítmica. Allá donde muere un riff comienza un punteo que respeta todas las reglas del género a la hora de entrar, de pisar el acelerador, de tensar la cuerda de la épica y de desembocar en el riff inicial con elegancia y destreza. "Silver Queen" hace referencia directa al optimismo. Porque si HighLights puede ser oscuros es por nocturnidad, por invitación a la fiesta. Riffs más escuetos, toque AC/DC y estribillo que bordea el himno. El siguiente paso, "Last Sunset", vuelve a las premisas hard rockeras de los setenta al otro lado del charco pero esta vez con una cadencia más relajada. Si bien el tema es algo así como una despedida, funciona perfectamente como saludo de bienvenida ya que guarda toda la esencia de HighLights en sus surcos.

"Out of Mind", el cuarto tema, es un elegante e interesantísimo cruce de caminos en el que confluye el hard rock clásico con un sonido a años noventa esencialmente grunge. Hay dejes de Soundgarden en las guitarras y en algunas atmósferas. Algo de Alice In Chains en las armonías vocales. Y en general una épica que en cierto modo recuerda a uno de los sonidos por excelencia de la última gran década del rock n' roll. La fiesta se desata con "Blixie Tombs", la mejor composición del lote. Y ya es decir. Hard rock más extrovertido, vacilón e incluso provocativo. Idóneo para escuchar conduciendo mientras el aire te acaricia la cara y sabes que la cerveza y el bourbon van a atravesar tu garganta en breve. Por momentos, "Blixie Tombs" se acerca al sonido angelino de los 80. Pero los más puristas pueden estar tranquilos, HighLights se acercan pero no se acercan a la laca más que tangencialmente. "Climbing the Hill" cierra "Storming the Gates" de la misma forma que se abre. Con groove, aires sureños y riffs monolíticos. Con una sonrisa en la cara y una sensación de bienestar absoluto.

"Storming the Gates" muestra una banda conformada por ideas adultas y maduras, capaz de perderse en un sonido que parecía condenado al ostracismo y devolverlo a nuestros días con elegancia. Peca de corto, pero no deja de ser un EP. Y tampoco es que peque de corto, es que simplemente, pedirás más. Y ojalá sí, ojalá nos den más. Pronto

9.2


Miguel Moral: Bajo y voz
Mario Coira: Guitarra y voz
Xabi Valero: Guitarra
Sergio García: Batería


PROXIMOS CONCIERTOS:

Viernes 23 ene/Gaztetxea/Elorrio
Viernes 6 feb/Xurrut/Gorliz
Sábado 7 feb/Getxo 


20 feb/Gruta 77/Madrid
21 feb/Cool /Gasteiz
22 feb/Rockstar/Benidorm
23 feb/16 Toneladas/Valencia 
24 feb/Rocksound/Barcelona
25 feb/Estudio 27/Burgos
26 feb/Kafe Antzokia/Bilbao
27 feb/Kandina/Santander
28 feb/LeBukowski/Donostia




Erocka: ¿Acojona tener que interpretar una canción de Phil Lynnot?
- No nos asusta pero nos da respeto porque la adoramos tanto que en ningún caso queremos joderla. Queremos que suene tan bien como una nuestra o mejor.

¿Se te pasa algo por la cabeza cuando echas mano del micrófono y vas a cantar la primera estrofa?
- Miguel estuvo varios días dándole vueltas porque era un concierto muy especial para la banda pero más para él porque se cumplía el primer aniversario de la muerte de su madre. Todos teníamos el sentimiento y la responsabilidad. Era un concierto importante, era un tributo a Thin Lizzy, el homenaje a la madre de Miguel...

Are you ready?
Empezar con "Are you ready?" fue como despegar. Fue marcar el un, dos, tres, arrancar y ver la cara de satisfacción de las primeras filas y respirar. Porque un poco antes del concierto vimos que había mucha gente y estábamos un poco nerviosos. Luego ya una vez pasada la fase de acoplamiento de las dos primeras canciones llegó la confianza y todo fue más sencillo y natural.

¿Un concierto de estas características se prepara de una forma especial o igual que uno propio?
Lo que hicimos fue una lista de varios temas que ha ido variando  según se aproximaba el día y trabajar en ellos. Un procedimiento similar a cuando preparamos un concierto nuestro.

¿Se cruzó algún tema?
A Miguel le daba miedo "Still in Love with You" porque era un rollo diferente a lo que hacíamos. Más pausado, con otro tratamiento de guitarras. Pero trabajamos mucho y en el local la hacíamos bien y fue al directo. "Southbound" sin embargo no acabamos de verla porque no conseguíamos llevarla donde queríamos y se quedó en el camino.

Habrá quien se haya quejado de la selección de los temas...
Los cuatro teníamos claro que queríamos que fuese un repertorio para fans y también queríamos escapar un poco de hacer el "Live & Dangerous" entero. Queríamos tocar cosas del "Fighting" o del "Nightlife" que quizá son discos menos obvios.

¿Es complicado doblar guitarras?
Sí. No es algo que hagamos habitualmente y nos resulta complicado. Aunque quizá en unos meses tengamos algún tema en el que lo hagamos.





¿Cómo fueron los primeros días de la banda?
Está bien que lo preguntes porque con lo del Villa, el cedé nuevo y tal hemos empezado a tener más repercusión y hay mucha gente que cree que somos una banda nueva. En algún artículo incluso. Pero nosotros llevamos juntos desde el verano de 2009. Empezamos haciendo versiones de Guns N' Roses, de Ozzy.... "Nightrain", "It's so Easy", "Paradise City", "Pretty Tied Up", de Kiss hacíamos "Deuce", "Parasite"... en líneas generales un rollo más ochentero. Tuvimos varios cambios de formación. Se fue el guitarrista y entró Xabi y luego se fue el bajista y entró Miguel. Hay un montón de trabajo detrás.

Si ahora sois jóvenes hace cinco años...
Por eso. Eramos una formación nueva entonces. Que teníamos que tocar en Dima y teníamos que pedirle el coche prestado a nuestros padres para poder ir a tocar. Y luego para volver había caído helada y ninguno sabíamos qué había que hacer para quitar el hielo del parabrisas.

¿Cómo fue vuestra primera demo?
La grabamos en 2011 en Mr. Jam después de ganar un concurso de maquetas en Basauri. Había dos temas que aparecen también en "Storming the Gates". "Blixie Tombs" y "F.A.S.O.S.". No acabamos muy contentos con ella. Es algo natural. Luego llegó un momento en el que no queríamos dar la maqueta porque teníamos que aclarar a la gente que lo que iban a ver o habían visto en directo no se reflejaba en la maqueta. Y si no se lo decíamos nosotros, nos lo decía la propia gente.

¿Había tanta diferencia?
Cantaba Sergio desde la batería así que fíjate si había diferencias. Aparte de que los otros dos compañeros que teníamos aunque no cambiaban demasiado la línea de HighLights sí que aportaban algo diferente a Xabi y Miguel.

¿Qué significó la entrada de Miguel?
Nos tiramos ocho o nueve meses ensayando sin bajista. Fue duro y largo. De hecho hablábamos sobre la idea de conseguir un buen bajista y comprometido porque la espera había sido tan angustiosa que había que retomarlo con mucha energía y con alguien dispuesto. Así que cuando entró Miguel significó un chute de ganas. Entró con muchísimas ganas de trabajar y nos contagió rápidamente. Además tiene mucha más experiencia que nosotros y nos hemos puesto en sus manos en cuestiones como las voces o el sonido. Ahora jugamos con las voces e intentamos hacer más cosas entre los dos cantantes. También en aspectos del funcionamiento del grupo. Nos ha enseñado como hablar con alguien que quiere contratarte para un concierto o con un técnico.

¿Y tú, Miguel, conocías a la banda de antes?
Primero escuché la maqueta y me enamoré. Esta gente siempre ha tocado muy bien. Hacían versiones de UFO y clavaban las guitarras de Schenker. Hacían versiones de Guns N' Roses y clavaban las baterías más complicadas. Así que me decía a mí mismo, por favor, que me cojan en esta banda. Estuve hasta nervioso porque estuve como semana y pico esperando a que me diesen una contestación. De hecho, llegaron a irse de vacaciones y me dijeron que tenían otro bajista para probar. Lo pasé mal pero al final bien.

¿Dónde empieza y acaba una influencia?
Empieza cuando algo te gusta y termina cuando no es aplicable a la banda. En el momento en el que encaja bien, si no encaja, ahí se acaba. Ahora lo que más nos preocupa y lo que más nos gustaría copiarles, entre comillas, a los grupos grandes, es hacer buenas canciones, con buenos estribillos. Temas redondos y que funcionen. Luego está la historia de lo que nos comentan o escriben sobre nosotros. En el Villa se ha hablado mucho de nosotros y de Grand Funk Railroad, Mountain o Deep Purple y nunca hubiésemos dicho que esas bandas nos influenciaban. Hemos escuchado esas formaciones pero no nos habíamos percatado de que nos influenciaban.




Es algo que siempre está en la mano de quien lo mira o lo comenta pero Mountain o Grand Funk Railroad parecen referencias claras.

La esencia está ahí. El rock and roll duro y añejo. Pero tampoco lo vemos de una forma directa.

Concretemos. En líneas generales, hard rock añejo con un ojo en los setenta. Pero "Blixie Tombs" suena festiva y desenfadada. Rollo eighties angelino.
"Blixie Tombs" era el tema más festivo que teníamos en una época en el que la música de HighLights era más festiva y queríamos hacer esa música, haciendo versiones de "Nightrain", "Rock n' Roll all Nite" y "Crazy Train". Y en la versión actual sigue quedando un rastro del toque angelino y festivo.

Y "Out of Mine".
Más que de Los Angeles, de Seattle.

Eso es. Tú, Miguel, ¿En los 90 disfrutaste de todas estas bandas o no?
Miguel: Sí. Claro. En el 97 con 17 años estaba tocando versiones de Nirvana y tenía una maqueta con una banda que se llamaba Bliss. Tocamos en el Villa en el 98. Disfruté mucho de todo eso. Pixies, Sonic Youth, Fugazi, el grunge...


Continúa....
http://prideofthemonster.blogspot.com.es/p/blog-page_94.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario