martes, 29 de noviembre de 2016

THE WALKING DEAD. Reflexiones sobre el capítulo 7x06 (Spoiler).




7x06 Swear


Si los ánimos de los fans de The Walking Dead estaban de capa caída tras unos últimos capítulos de la serie estancados en el electroencefalograma plano, sus sensaciones no habrán cambiado demasiado. La serie de tv se salió de la estela del cómic en la madruagada del domingo para ofrecer un capítulo dedicado al personaje de Tara, que tras la acción militar contra los Salvadores en la torre de comunicaciones se encontraba en paradero desconocido junto con Heath. La sexta entrega de la séptima temporada explica ligeramente la situación de la extraña pareja y sus debates existenciales mediante el típico laberinto de flashback artificiosos sin demasiado peso narrativo.

No es The Walking Dead una serie sobrada de personajes atractivos y, por contra, es una serie con demasiados personajes prescindibles. Fue muy valiente el equipo de guionistas al ofrecerle un capítulo entero a Tara, siendo además un capítulo bastante centrado en la acción. La sensación de haber perdido una gran oportunidad de desarrollar un capítulo político o existencial es mayúscula. Aunque se aborda de refilón y mediante elipsis el papel de la mujer en cualquier conflicto violento, apenas se desarrolla y se centra más en la incapacidad de transmitir tanto del personaje de Tara como de la actriz que le da vida.


 Tara, una superviviente poco creíble.

Es de suponer que hay que contentar a todos los sectores sociales también en las series de televisión. Que el estándar masculino musculoso de mandíbula cuadrada y fuerte personalidad está más que sobado. Y que la narrativa de tensión y supervivencia, tanto como la propia televisión, necesitan reventar la dictadura masculina y proponer ideas más terrenales y creíbles. Pero en "Swear" el personaje de Tara simplemente fracasa. Probablemente, porque el equilibrio entre el personaje, su situación y las escenas de acción que se plantean es apenas inexistente y el bochorno se hace en más de una ocasión con el espectáculo, pobre en muchos momentos, televisivo.

El capítulo en el que una colonia de mujeres víctimas de la guerra se protege mediante un extraño e increíble método de invisibilidad pasará a la historia como una oportunidad perdida. Si bien hace dos temporadas hubo algún capítulo dedicado a Carol en el que se exploraban los malos tratos y el desamparo de las mujeres dentro del universo zombie con éxito, el equipo de guionistas perdió una importante e interesante oportunidad en la noche del domingo.

The Walking Dead tiene que buscar un lugar entre la pausada y cruel realidad que se describe en el cómic y su propia identidad como documento audiovisual. Queda por ver cómo afrontará la serie los próximos capítulos y su forma de avanzar por la trama pero en esta ocasión más que en cualquier otra, da la sensación de que la historia no sabe progresar manteniendo un mínimo de interés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario