miércoles, 6 de abril de 2016

MI APELLIDO ES BROWNSTONE. Por Toi BROWSTONE.



Hace unos días recibí un mensaje del capo de esta revista pidiéndome que explicara mis impresiones sobre esta reunión, y remarcando, sobre todo, que las escribiera “con el coño”. Como si esto fuera difícil de hacer, teniendo en cuenta de que hablamos de mi banda favorita de la Tierra, con permiso de The Wildhearts. Hago mía una frase que un amigo mío me dijo, con unas cuantas cervezas encima, en un momento de euforia acompañados por "Appetite For Destruction": “podría llevar una vida normal, tener una familia, ser abogado y tener un despachito, pero no. Estos hijos de puta me jodieron la vida, me llevaron por el mal camino, y ahora soy un despojo, enamorado del rock n’ roll”. Pues esto mismo me pasa a mí ¡Joder!¡Que me apellido Brownstone y vivo en la Hellhouse por algo!

Durante muchos años soñé con la posibilidad de que Axl limara asperezas con sus viejos compañeros, aun en la época que salió "Chinese Democracy", que pensándolo bien, fue un “In your face” del pelirrojo hacia ellos y hacia el mundo catedralicio ¡Qué ilusa! Llegué a apostar con alguien una cena a favor de que volverían en ¡2016! (Mierda! Nunca me la pagarán, aunque la compañía no sería ahora tan grata). Pero todas esperanzas se fueron por el retrete en 2012 con la carta de Axl a los fans y a Rock N’ Roll Hall of Fame. Fue duro, tragué y asimilé, y tiré la toalla, dando la razón al cantante ¿Por qué cojones tenía que hacer el paripé con gente a la que no soportaba?

Pero centrémonos en la reunión. La segunda mitad de 2015 fue muy divertida. Cada uno se enteró por distintos cauces de que finalmente podría llevarse a cabo. En mi caso me llegó el rumor de que GN’R tenían la contratación abierta para conciertos pero claro, viniendo de la fuente de donde venía, tenía que callarme como una puta. Un horror. Hipótesis de los distintos lineups de la banda, especulaciones varias, y millones de pajas mentales, siempre tratando de atenuar mis ilusiones por miedo a otra decepción. Hasta que el 5 de enero un tweet de Axl en tono de cachondeo total confirmando la presencia de Guns N’ Roses en el festival de Coachella, convirtió todo esto en una realidad tangible ¿Cómo describir ese estado de excitación absoluta en palabras? No sé, fue como ver una luz a la salida del túnel, o como disfrutar de un arcoíris después de una gran tormenta (menuda mariconada).

Desde entonces tengo una razón para levantarme cada día, y estar viviendo esto y compartirlo con otros tantos chalados en mi misma situación, es de las cosas más grandes que hoy en día me pueden pasar. Sólo espero volver a ver a Slash, Axl y Duff juntos en un escenario.

-Hola, Toi ¿Qué opinas de la reunión de Guns N’ Roses? ¿No crees que es una exageración?
-Get in the ring, motherfucker! And I’ll kick your bitchy little ass. PUNK!

Toi BROWNSTONE
(Rockzone y sincemybabyleftme.com)

2 comentarios: