lunes, 4 de abril de 2016

FUEGO CRUZADO. Diálogos sobre Use Your Illusion I.



Tratando de buscar una nueva fórmula para abordar las cuestiones que más nos atañen, aquí tenéis "Fuego cruzado: Diálogos sobre "Use Your Illusion I". Un intento por hablar/escribir sobre uno de los discos más importantes de la historia a dos bandas, o más. La dinámica es simple: se repasan los temas que componen los discos, uno a uno y cara de vinilo a cara de vinilo. Alguien inicia el diálogo sobre una canción para que alguien le conteste con lo que sea que le evoque esa composición. Lo normal es que la conversación se cierre entre Manuel L. Sacristan e Izkander Fernández pero habrá sorpresa y se sumará más gente. De momento, ahí va la cara a.

CARA A

RIGHT NEXT DOOR TO HELL
DUST N' BONES
LIVE AND LET DIE
DON'T CRY



Right Next Door To Hell

 

Izkander FERNANDEZ: Aclarar que yo primero me compré el II por una cuestión de economía. Había una versión alternativa de "Don't Cry" y estaba "You Could Be Mine". Que en septiembre de 1991 era lo que conocía o creía conocer de la banda ya que tenía el vinilo del "Appetite for Destruction" pero como no tenía plato, me lo regaló mi primo junto con "Ritual de lo Habitual", apenas lo había escuchado alguna vez en casa de algún amigo. Pero bueno, volviendo a lo que nos ocupa, así empiezan los "Use Your Illusion". Con "Right Next Door to Hell". Y arrancan de una forma bastante descriptiva si nos quedamos con su título. El tema suena poderoso. Más potente que los temas del "Appetite for Destruction". Con un toque metálico que hace que el punk anfetamínico y veloz por el que se mueve el tema suene violento y furioso. No sé cómo se lo tomarían los que escuchasen los discos en orden en septiembre de 1991 pero siempre he pensado que el toque más metálico, también presente en "You Could be mine", por ejemplo, resultaba atractivo en aquel momento. Supongo que era la vuelta de tuerca lógica: la banda más peligrosa del mundo siendo todavía más peligrosa....

Manuel L. SACRISTAN: Ese inicio es tremendo. Yo recuerdo el estallido y a Duff chillando “Yeah” al comienzo de la canción, con mucha emoción, y algo de sorpresa. Ten en cuenta que mi obsesión con los Guns ya había empezado hacía tiempo, pero no existía internet y no les había visto desde que compré la Heavy Rock con el especial de su actuación en Rio de Janeiro, en enero de 1991. Desde ahí hasta septiembre de 1991 estuve sin saber nada de ellos. Antes, una cinta de 46 minutos grabada en el colegio por un amigo y el Appetite for destruction en cinta que me compró mi madre en Lisboa. “Right next door to hell” era lo primero que escuchaba de los Illusions, ni Días de Trueno ni leches. Golpetazo punki/metalero como sólo ellos eran capaces de hacer (en este estilo, anteriormente, “Shadow of your love” era bastante representativa de ese sonido, “Anything goes” y “You’re crazy” también, hablamos de los GNR más anfetamínicos), letra muy potente, con esos versos en los que Axl apelaba a Freud, a las contradicciones inherentes a su nueva vida de rockstar de alta alcurnia, y con la historia subyacente de la vecina coñazo que le increpaba por poner la música demasiado alta.


Dust N' Bones


Manuel L. SACRISTAN: Y en esto que llega ese inicio de rasgueo stoniano, el golpe de piano y la batería de Sorum, ¡con Izzy a las voces! Primera gran sorpresa de los Illusions. Yo creo que “Dust n’ bones” es, en cierto sentido, la esencia más pura de Guns N’ Roses. Ese recoger las influencias, beber de varias fuentes y condensarlo todo en un cóctel perfecto de actitud, ira y sensibilidad. Axl en los estribillos y el puente histérico, como casi siempre, un gran solo de Slash, mucha pegada contenida durante toda la canción. Es una canción que siempre olvido mencionar entre mis favoritas, pero que siempre ha estado ahí. Porque es Izzy en carne viva, Izzy Stradlin como compositor global de tendencias, si quieres, “gunsnrosesianas”. Es casi como una filosofía de la banda, polvo y huesos, las drogas que les dejaron tocados del ala, el recuerdo a “ella”, que era seguro una stripper o una prostituta, una mujer más que se quedó en el camino y a la que dejaron jodida de por vida. Porque era el estilo de esta gente, uno de los últimos coletazos de su vida anterior, esparcidos por todos los Illusions. Nuevos ricos que venían de la sordidez.


Izkander FERNANDEZ: Estoy de acuerdo con eso de que este tema captura la esencia dramática, literaria y muiscal de GN'R. Que captura las mil referencias que los convertieron en lo que eran en 1991. En el caso de Izzy, su autor, un tipo que probablemente ya e sentía de vuelta de todo y fuera de la banda. Es un tema con muchos fluídos coporales salpicando. Semén, sangre, sudor y lagrimas. Es una composición fotográfica. Hoteles abandonados, carreteras interminables, perdedores... Se supone que una parte importante de lo que era Stradlin por aquellos días, centeneares de speedballs después. Una cosa que me parece curiosa y a la vez contradictoria, es que siendo un tema 100% Izzy, este nunca grabase nada similar en cuanto a sonidos y referencias. Y tirando de emociones, añado que después de asistir a todas y cada una de las ediciones celebradas del Azkena Rock Festival, uno de mis momentos en el festival fue cuando en el concierto de Duff con Loaded, tras varios temas propios que no nos llevaban a ningún lado, Duff nos miró a los ojos y nos dijo, cabrones, aquí mando yo. Y comenzó a tocar y a recitar los primeros versos de "Dust N' Bones".


"Live and Let Die"

 
  
Izkander FERNANDEZ:
Este es uno de los temas que peor me ha envejecido a mí en lo personal. Más que por cuestiones propias de lo que escucho, por cuestiones personales de lo que siento. No me atrae el tema original y con los años he dejado de verle sentido a esta cover. Ni siquiera en las cuatro veces que los he visto en directo he sentido especial emoción. Eso sí, si echo la vista atrás a 1992, que fue más o menos cuando lo disfrutamos por estos lares como single y videoclip, recuerdo un grado de excitación máximo y total. Me recuerdo ir caminando un domingo por mi pueblo hacia el campo de fútbol con mis amigos a ver un partido de segunda b y no parar de hablarles de que Guns N' Roses tenían nuevo videoclip. A todos les gustaba "You Could Be mine" pero ya con "Let and Let Die" no lo tenían ta claro. Y para mi mejor amigo número 1, ya existía Nirvana. A quien yo por aquel entonces veía como el enemigo. Fueron momentos felices aquellos años, la explosión juvenil de llegar al rock n' roll en un momento en plena ebullición mezclado con la inocencia de un crío que pensaba que la vida siempre sería así. Con GN'R publicando cuadruples y sacando videoclips cada dos meses. 


Manuel L. SACRISTAN: Tiene todo eso “Live and let die”, es un momento de grandes explosiones, de pirotecnia desacompasada con los golpes de batería (algo inexplicable que llevan repitiendo desde que empezaron a rodar los Guns N’ Roses del nuevo siglo), de reggae, de coros agudos, el clásico solo de Slash, tan delicado. Con el tiempo, me pasa un poco como a ti, que la veo fuera de lugar. Está claro que en su momento supuso algo importante, ese concepto de “Guns N’ Roses versioneando a Paul McCartney”, que venía a significar que habían optado por lo sinfónico, por lo pop, dejando atrás su lado más punk. Así se vendieron interesadamente los Illusions por algunos, como un cambio de sonido y de actitud, como un ablandamiento, una drástica mutación de lo auténtico y lo callejero a lo pretencioso, de los New York Dolls y los Pistols a Queen y a McCartney, cuando lo cierto es que en el Appetite los Guns no sonaban a New York Dolls ni a los Pistols, era un cóctel mucho más expandido que tocaba a AC/DC, Aerosmith, etc. Al final, de la enorme cantidad de versiones que han editado Guns N’ Roses, esta es de las más famosas pero no particularmente de las mejores, y por clásica que resulte en su repertorio yo la desterraría para siempre.






Don’t cry (original) 

 

Manuel L. SACRISTAN: Y seguimos con el cambio del punk por la blandura. Lo que la gente no sabe, o no tenían en cuenta, era que Don’t cry ¡es una de las primeras canciones que compusieron! Y para nada suena blanda ni pretenciosa, es simplemente una gran balada de hard rock, muy potente, parte de una trilogía sonora que desveló hace poco Matt Sorum en cuanto a un redoble concreto de batería, con un video asombroso, con un making off alucinante, un solo de guitarra histórico, Axl Rose mostrando toda la paleta de facultades vocales, el bajo de Duff no menos legendario… muy mítica. También muy sobada. Pero es una canción a la que tengo muchísimo cariño. Había mucho rollo con las chicas y esta canción. En aquella adolescencia, la música de Guns N’ Roses, en especial sus baladas, eran canciones de iniciación, te abrían puertas, porque venían a probar eso tan maravilloso de que “los chicos malos tienen corazón”, eso que muchos aprendimos de la lectura de “Rebeldes”, de Susan Hinton, y la magnífica recreación del personaje de Dallas Winston que hacía Matt Dillon en el film de Coppola.

Izkander FERNANDEZ: No me gusta que se diga que temas como "Don't Cry" están muy sobados. O "Jeremy". Para mí no lo están. Se escucharon mucho en un periodo de los 90 pero no creo que estén tan presentes en nuestro día como para que estén sobados. Sobada está "Yesterday", de los Beatles. Aparte de ser bastante peor canción que "Don't Cry", claro. Sigo estremeciéndome con el apregio inicial de Slash como el primer día. En agosto de 1991 no podía creer lo que me estaba ocurriendo. Con dos singles de GN'R en la radio y dos clips en la tele. No me canso de decirlo. Pensé que la vida siempre iba a ser así. "Don't Cry" es un tema sobresaliente. Una balada que no respeta los canones de la power ballad rockera aunque comparte algunas. Ese susurro del principio no encaja en los esquemas clásicos. Vale, luego revienta. Explota. Slash tira un coche por un acantilado, hace un solo y luego también tira la guitarra. Pero no es una balada al uso. Lo de los chicos malos tienen corazón... no solo por las baladas. En "Use Your Illusion" GN'R demuestran que son capaces de escribir temas que no necesariamente hablan sobre vino barato, heroína y sexo.


4 comentarios:

  1. Fue con los Illusions cuando me di cuenta que GNR eran mucho más que una banda de macarrillas a los que les había salido un disco perfecto de rock and roll. No, en estos discos ya había temas de otra índole, que se salían de la onda del hard-rock angelino. Ahí teníamos no solo esos baladones comerciales (carne de MTV, sí, pero demoledores como pocos), ahí había temas como Civil War o Estranged que a mí me dejaron descolocado en el mejor sentido de la palabra. Qué pena que esta trayectoria tan prometedora se quedara ahí, qué lástima que su carrera no durara unos pocos años más. Una pequeña tragedia para la historia del rock.

    ResponderEliminar
  2. Cuando salieron los UYI Guns N Roses era mi banda favorita, me sabia el appetite de memoria (y el lies) y el Ritz era uno de mis conciertos favoritos, habia comprado previamente el single de terminator 2 con you could be mine y civil war como cara B.

    Estaba ansioso y deseoso por GNR, conté los dias hasta la salida de los UYI y recuerdo que yo los compre en vinilo y un amigo los compro en cassette. Queriamos tenerlo en los dos formatos.

    En ese momento fue todo una mezcla de satisfacccion y decepcion a la vez. Esto no eran los GNR del appetite, y eran muchos temas y muchos palos estilisticos para asimilarlos tan rapido, sobre todo para un chaval de 14 años que vibraba con los Guns mas macarrillas. A lo largo de los años aprendi a disfrutar de temas que en ese momento no me dijeron nada, dead horse, locomotive, breakdown the garden o incluso estranged, tema que no aprecie en su justa medida hasta años despues. En cambio otros temas , que se apartaban del concepto estilistico de Appetite como Dust n bones si que me gustaron en un principio.

    Habia mucho que rascar en estos dos discos y lo sigue habiendo, cada vez que los escucho encuentro algo nuevo, un poco de acustica en este tema, un coro en el que no habia reparado etc... La magia de los UYI

    ResponderEliminar
  3. Entonces con estos al principio te pasó al revés que yo, compañero. Para mí fue algo así como "esto no es lo mío pero me gusta, quiera o no". Son discos que tienen ya 25 años de historia y que dentro de otros 25 seguirán sonando a gloria. Me encanta la producción que tienen, otra de las cosas que los hace únicos.

    ResponderEliminar
  4. Cierto , son dos discos con un sonido único

    ResponderEliminar