martes, 20 de octubre de 2015

THE WALKING DEAD. Reflexiones sobre el capítulo 6x02 (Spoiler)






















6x02 JSS

Resulta difícil creer que no todo el mundo sepa ya como cocinar una tortuga en su propio caparazón y con un simple fuego. Máximo si estás completamente hambriento, sin rumbo, vagando por un bosque y te encuentras con una tortuga. ¿Nadie ha visto "El último superviviente"? Parece que Enid no. Con todos los riesgos de enfermedad que conlleva comer carne cruda, o eso dicen ya que por lo menos a los caminantes no les va tan mal, Enid va y se come una tortuga. Cruda.

Juega un poco al despiste el segundo capítulo de la sexta temporada de The Walking Dead. Y lo hace amenazando al grueso de los fans de la serie que no soporta esos capítulos personales que se salen un poco del guión de la temporada para explicar la sicología o la intra historia de un personaje concreto. Para ello se centra en Enid, la extraña quinceañera amiga de Carl que vive en Alexandria. Se muestra como mueren sus padres, como se come una tortuga cruda y como llega a las puertas de Alexandria y la dejan entrar.

Posteriormente, y para alegría del sector más plano de los fans de la serie, la narración vuelve al presente y más concretamente a Alexandria. Y como es sabido desde el anterior capítulo, en Alexandria es día de fiesta. O bien porque el cuerno que escuchamos va a atraer a los zombies del rodeo que ha montado Rick o bien porque era una alarma. Pues bien, ambas cosas y ninguna de las dos.


Y Carol sacó su fusil...

Por fin entran en juego los Wolverines, ese misterioso grupo que va escribiendo w por donde pasa. En la pasada temporada incluso en algunos planos hemos leído pintadas que hacían alusión a los Wolverines. Pues bien, no se sabe como, aunque ya existen las primeras sospechas en internet, los Wolverines rompen la armoniosa tranquilidad de Alexandria con un indiscriminado baño de sangre a golpe de hachas, machetes y cuchillos. Carecen de armas de fuego por razones que desconocemos. Parecen estar como un cencerro y su único lenguaje es esencialmente violento: matar y robar. Ninguna muestra de violaciones o de canibalismo por ningún lado. Simplemente muerte y saqueo. Rollo vikingo. Rollo guerra civil africana por lo de los machetazos. Casi rollo Brujería salvo que aquí solo hay machetazos y nada de satanismo al menos hasta donde se sabe.

Y bien, gracias a que Carol, Carl, Maggie y Rosita están en casa porque de lo contrario los Wolverines hubiesen acabado con todos los habitantes de Alexandria en cosa de media hora. Los habitantes originales del enclave parecen auténticos inútiles adormecidos por la comodidad y el bienestar que ofrece su poblado. Surge el espíritu de superviviencia de los supervivientes que conforman el grupo de Rick pero en cualquier caso los habitantes originales son torpes o mueren a la primera. En parte se ahonda en el discurso bélico y se justifican mil cosas injustificables bajo la consigna de que el mundo en el que subsisten difícilmente puede ser más cruel. 

El misterioso cuerno que escuchamos en el anterior capítulo pasa a ser el claxon de un camión con trailer que intenta derribar la puerta principal de Alexandria pero que al ser tiroteado por el hijo de Deanna choca contra el muro. Morgan retira al miembro de los Wolverines que ya se ha convertido en caminante y el sonido cesa. Morgan ya ha vuelto del rodeo mientras que no se sabe nada de Rick o Michonne. Difícil de comprender. Aunque claro, el tercer capítulo de la temporada queda en bandeja de plata: ¿Qué ocurre con la horda de zombies del rodeo que se separan de la fiesta preparada por Rick para ir hacia el cuerno? ¿Qué ocurre con Rick y el resto que están fuera del poblado? ¿Llegarán los caminantes a Alexandria? Muchas preguntas sin respuesta para un arranque de temporada que demuestra la buena salud de la que goza la propuesta. Una de las pocas que puede decir que ha cumplido seis temporadas y sigue mejorando. Sin ser la mejor da nada, eso sí.


Conspiranoia The Walking Dead
Hoy es curioso encontrarse con conspiranoia referente a The Walking Dead por toda la web. Dicen que Enid es una espía y que en el montaje que cuenta su historia previa a Alexandria se omite su encuentro y pertenencia a los Wolverines. Es cierto que es un personaje extraño, que se va del poblado y vuelve un poco sin que nadie se entere excepto Carl. Es cierto que se ha comido una tortuga cruda y eso puede conllevar todo tipo de efectos secundarios. Pero simplemente, es rizar el rizo. Más que nada porque el modus operandi de los Wolverines no parece excesivamente sofisticado. Al menos de momento. Explicar quienes son y qué hacen puede ser una apuesta muy interesante a desarrollar en los próximos dos o tres capítulos. Eso sí, siempre que los guionistas estén a la altura.   

Netflix ya está aquí
Esto no tiene nada que ver con The Walking Dead o con la cadena que emite The Walking Dead, AMC, pero no deja de ser interesante para los amantes de las series, de la televisión a la carta real y enemigos de las rígidas programaciones de las anticuadas cadenas de televisión. Netflix ya está aquí. Abren con tres precios diferentes que no varían lo que puedes ver pero sí que condiciona como lo ves. Sin HD es más barato y solo se puede disfrutar en una pantalla. El precio estandar, en torno a los 10 euros, ofrece HD y la posibilidad de disfrutarlo a la vez en dos dispositivos a la vez. Hay un precio superior, sobre los 13 euros, que ofrece ultra HD, donde exista esa opción, y permite reproducirlo en cuatro dispositivos a la vez. De momento el catálogo no parece atómico pero sí parece más cuidado que el de otras plataformas. Eso sí, tristemente, pese a que House Of Cards es una producción de Netflix, los derechos en el Estado español pertenecen a Movistar así que no podremos ver la tercera temporada de House Of Cards si no pagamos a la antigua telefónica. Contradicciones. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario