martes, 8 de septiembre de 2015

FLORENCE + THE MACHINE "How Big, How Blue, How Beautiful" (2015)

INDAGANDO EN SÍ MISMA.
Tercer disco de estudio de la diva del indie pop inglés.
 







FLORENCE

+ THE MACHINE 
How Big, How Blue,
How Beautiful
(2015) 

Tercer trabajo discográfico de la compositora y cantante inglesa Florence Welch bajo el nombre de Florence + The Machine. Sorpendió al planeta con "Lungs" en 2009. Su debú resultó una fresca amalgama de estilos emparentados con el pop. La escuálida británica demostró poseer toneladas de desparpajo fluyendo con total naturalidad y acierto por sonidos disco, rn'b e incluso punk. Siempre en contacto con la melodía y la emoción.

Su segundo trabajo, "Ceremonials" llevó su sonido a un entorno más laberíntico y barroco. Guardaba algún tema superior a cualquiera de los de su debú pero pecaba de falta de frescura y desparpajo. Fallaba allá donde "Lungs" supuso un acierto descomunal. Welch llegaba a perderse en un mar de ejercicios pomposos en los que la épica era tan melodramática que rozaba la comedia. Seguía siendo un disco notable gracias a un puñado de temas pero suponía un paso atrás.

En pleno verano de 2015 llega al mercado "How Big, How Blue, How Beautiful" y la tesis principal del disco parece recoger un propósito: recuperar la frescura del primer disco con el nivel compositivo de lo mejor del segundo. El resultado vuelve a estar alejado del redondo debú, mantiene el nivel alto en unos pocos temas y levanta el nivel medio ofrecido en "Ceremonials".

Entre lo que destaca está "What Kind of Men", un tema potente en el que Welch demuestra que es perfectamente capaz de llegar al nivel de antaño. La composición que da título al disco es barroca y cerrada pero con un final sublime que lo coloca entre lo mejor del disco. "Various Storms & Saints" salva la parte central del disco de una corrección un tanto insulsa que solo vuelve a levantar con la traca final compuesta por "St Jude" y "Mother".

El resto del disco muestra a una Welch ensimismada en su concepto barroco y épico. Lástima que el resultado no alcance tan alto en todos los cortes y que el tono medio flirteé excesivamente con el sopor. Sigue deparando buenos momentos pero sigue siendo un tanto esclava de la perfección de su debú.   6.3
 

1 comentario:

  1. Anda que ni siquiera citar Ships To Wreck...
    Yo creo que se merece algo más que un 6.3!

    ResponderEliminar