martes, 22 de septiembre de 2015

FEAR THE WALKING DEAD. Reflexiones sobre el capítulo 1x04. (Spoiler)




1x04. not fade away.



Con el ejército hemos tenido que topar para que una de las series de la temporada levante cabeza por primera vez en su corta existencia. Fear The Walking Dead, el spin off de la popular rompepistas The Walking Dead, ofrece por primera vez algo de riesgo y análisis muy al margen del aspecto folletinesco y de telefilme que venía ofreciendo hasta ahora. Ha sido cambiar el terror de témpanos de hielo a una extraña enfermedad devastadora y las barriadas de casas blancas con vallas blancas por terror al ejército y a las vallas metálicas alrededor de la blanca barriada de vallas blancas y todo ha empezado a fluir de una forma más efectiva.

Empieza el capítulo con una trampa. Por momentos nos hacen pensar que todo ha vuelto a la normalidad o que estamos en un flashback cuando realmente lo que nos muestran es el barrio de las familias desestructuradas ocupado por el ejército, teóricamente a salvo y bajo una normalidad tensa. Pero ya desde que Chris Manawa desde el tejado de su vivienda ve que fuera de la zona vallada alguien le hace señales de morse con un espejo empezamos a desconfiar de esa tensa normalidad.

Por fin, también, las posibilidades de tener un yonki en la historia empiezan a ser explotadas más allá de la moralina cristiana. La toma en la que sale de la piscina para robarle la dosis de droga a un enfermo colándose en su casa, quitándole la vía y poniéndosela él colocándose debajo de la camilla del enfermo es realmente insana y agresiva. Desde le quietud y el silencio con el que se ha filmado.


Mucho ejército, poca diversión.


Otra escena muy aprovechable es la del señor Manawa hablando con el militar al mando mientras este juega al golf al otro lado de, nuevamente, una valla metálica. La manera en la que el militar pasa de Manawa con un despecho estratosférico. Un momento en el que a todo el mundo le queda claro, menos al propio señor Manawa que tiene día títere, que aquellos uniformados armados que les racionan la electricidad, no les dejan hablar por teléfono ni acceder a medios de comunicación y no les dejan salir del recinto vallado, no pueden ser de fiar.

Un poco con la mosca detrás de la oreja y ante la pasibilidad del señor Manawa, Maddie Clark decide salir fuera del recinto vallado. En su periplo se encuentra con que hay mucha gente muerta pero no todos los fallecidos estaban enfermos cuando habían sido tiroteados. Momento clave para sospechar pero no definitivo.

Entra en juego el gremio médico con una doctora que viene a hacer un recuento de la gente enferma que sobrevive en el recinto. Pero realmente no es un recuento. Lo que quiere es sacar a los enfermos de allí, en teoría, para llevarlos a un hospital y curarlos. La cuestión es que se los lleva en contra de su voluntad y que los familiares no pueden acompañar a los enfermos. Todo con el ejercito cerrando filas. Entre los que se llevan están el Clark drogadicto y Griselda, la mujer en la ficción de Rubén Blades.

Termina el capítulo con el señor Manawa en el tejado comprobando por sí mismo lo que su hijo y su actual pareja ya han comprobado con anterioridad, que desde un edificio lejano alguien les está haciendo señales con un espejo o una linterna. Probablemente en morse. Pero cuando el despistado señor Manawa ve las luces, también ve y escucha una ráfaga de metralleta en el mismo habitáculo. Con lo cual, el último que tenía que darse cuenta de que algo raro estaba pasando con el ejército, por fin se enteraba de la película.

Se pone interesante la serie una vez pasado su ecuador con más pena que gloria. La irrupción del ejército y el debate que suscita se ha convertido en el principal motor de interés de la serie. Las preguntas se disparan. ¿Por qué no pueden hablar por teléfono? ¿Por qué no pueden tener acceso a medios de comunicación? ¿Por qué no pueden salir del recinto vallado? ¿Por qué hay tanta gente tiroteada fuera sin síntomas de estar enfermos? Y más, ¿Por qué se llevan a los enfermos? ¿Se trata de algún tipo de limpieza para evitar riesgos?

Demasiadas preguntas para dos capítulos pero, por lo menos, ha levantado el vuelo. Por lo demás, AMC confirma que el spin off tendrá una segunda temporada de 11-12 capítulos. ¿Será necesario?

No hay comentarios:

Publicar un comentario