sábado, 9 de mayo de 2015

BERRI TXARRAK + NIÑA COYOTE Y CHICO TORNADO + ANGER. 2015-V-8. Santana 27. Bilbao.


Primera de las dos exitosas jornadas de Berri Txarrak presentando su último trabajo de estudio "Denbora da poligrafo bakarra". Entrada que rozaría el sold out y dos grandes grupos para calentar el ambiente. Todo en torno a Berri Txarrak está cuidado con mimo. Incluso los grupos que los acompañan. Tanto Anger como Niña Coyote eta Chico Tornado pasaron la prueba de fuego con nota. El trío de Lekunberri rozando la perfección, otra vez. Esta noche, nuestra presencia está en el aire, repiten en Santana 27 con sold out y otros dos invitados de lujo: OSSO y Señores.

Fotos: Eider ITURRIAGA FLICKR
           Soraya DEL OLMO


En una ocasión, en la típica charla espontánea surgida alrededor de una cerveza en un bar, alguien comentó que a la hora de dormir recordaba los momentos en los que esquiaba. Que disfrutaba tanto que conciliaba el sueño en pocos segundos. Como curiosidad, parafraseando algún personaje de novela alguien apuntó que él lo que enumeraba eran los diez mejores polvos que nunca había echado. Cuando me preguntaron a mí, dije que yo recordaba letras enteras de Berri Txarrak.


                                                                                                                        Soraya DEL OLMO


En la noche de ayer, mientras asistía acongojado a una nueva demostración de poderío de Berri Txarrak, por alguna extraña razón, me vino aquella conversación a la cabeza. Quizá en alguna ocasión Berri Txarrak pudo llegar a ser uno de los diez mejores polvos que nunca has echado. Una banda que te llenaba tanto en un momento de tu vida en el que casi todo era despertar, que soñabas con verlos a un nivel internacional, grabando con grandes productores, encabezando giras y llenando salas. Bien, el sueño ya es realidad. El polvo hay que tacharlo de la lista. Berri Txarrak en mayo de 2015 son ya más grandes que cualquier esfuerzo de rock ficción que hiciéramos a finales de los 90 cuando "Ikasten" cambió nuestras vidas. Berri Txarrak son ya más grandes que cualquier cosa que hubiésemos podido imaginar.

Ya no es ninguna sorpresa que Urbizu y los suyos exploten al máximo su última obra. De arriba abajo e incluso respetando el orden. Lo hacen desde que arrancó la gira en Donostia. Es de suponer que al principio chocaba. Ayer simplemente parecía una estrategia natural. Sin premeditación. A ojos del público, perfectamente asimilable. En pocos meses, cinco, "Denbora da poligrafo bakarra" se ha convertido en parte del subconsciente popular y en un elemento irreductible de nuestra cultura. Asistir a un concierto en el que se representa exclusivamente su legado es algo que probablemente ya no sorprenda tanto pero que aporta una experiencia intensa. Una inagotable sensación de vida.

Rompió la noche el concepto más áspero, pesado y denso de "Denbora da poligrafo bakarra". En orden, llegaron los temas de "Sutxakurrak". Sin error. Con las composiciones de "Helduleku Guztiak" llegaron los mejores momentos musicales de la noche. En especial, el tema que da título al segundo EP, dedicado a Iñigo Cabacas en la primera noche de Bolueta. "Xake-Mate kultural bat" sirvió para adelantar el final de fiesta y sorprendió la enérgica respuesta que tuvo por parte del público más joven. Por si fuera poco, el bis demostró que la grandeza de este momento de Berri Txarrak solo la llegaremos a abarcar, quizá, dentro de unos cuantos años. Con un repertorio sobresaliente, los de Lekunberri pueden simplemente prescindir de él y centrarse en exclusiva en su último disco. Y no solo salir airosos. ¡Salir tiunfadores!


ANGER. Arde, Hollywood, arde.

 

Anger, desde Arrasate, fueron los encargados de abrir un fin de semana mágico en Santana 27. Es de suponer que con los años Anger pase a ser una especie de leyenda del underground. Una banda con un potencial incalculable que se quedó fuera de los focos por una mezcla de falta de suerte y empeño por permanecer semioculto. Su legado está ahí, un puñado de discos sin fallo que con un poco más de intención hubiesen llegado más lejos. No obstante, nada se le puede reprochar a la bandas de Musakola. Tampoco sobre su concierto en Bolueta. En el escaso margen en el que se movieron, unos cuarenta minutos, centraron sus esfuerzos en repasar lo mejor de "Sute Perfektua". Una colección de composiciones cristalinas en las que el oyente se puede perder en sonidos dispares que van desde el metal más contundente al soul aterciopelado sin sudores fríos. Siempre con acierto y equilibrio. 


NIÑA COYOTE ETA CHICO TORNADO. Sudor de ciénaga   























Niña Coyote eta Chico Tornado siguieron calentando el ambiente con su explosivo y frondoso rock granítico, apoyado en el catálogo de riffs de ultratumba firmado por Tommi Iommi y con un ligero toque a pantanal, ciénaga y mosquitos en el ambiente. Mucho calor bajo la fórmula de guitarra y batería con dos miembros compenetrados y con un trabajo de batería mayúsculo por parte de la Niña Coyote. Deberían pasar por erocka.

No hay comentarios:

Publicar un comentario