jueves, 9 de abril de 2015

LAST FAIR DEAL Trato hecho.





"Tenemos la sensación de estar viviendo 
como se genera una escena".




En algún momento de un pasado no muy lejano un joven guitarrista llamado Gonzalo Portugal se quedó prendado de la energía tras la batería de Virginia Fernández. Gonzalo, que por aquel entonces estaba en las filas de Jamacuco, decidió que quería tocar con Virginia, que por aquel entonces formaba parte de Los Envidiosos. Tras varios cambios de formación Iker Aribizu acabó siendo el bajista de Last Fair Deal, un power trío crugiente y genuino que en la actualidad vuela alto en busca de los grandes del rock clásico. Rory Gallagher, Zeppelin, Allman Brothers, Cream... Con el lanzamiento de su segunda obra de estudio a finales de 2013, "Once", LFD alcanzó una nueva dimensión. Fichó por River Thames Music y giró por el Estado, actuó en Holanda... y a partir de hoy, comparte gira con los británicos RavenEye en un periplo de diez días en el que tendrán que ofrecer ocho bolos. La gira arranca esta noche en el Kafe Antzokia de Bilbo. Seguirá por Gasteiz y Donostia y de ahí a diferentes puntos del Estado español. Una gran oportunidad de disfrutar de grandes guitarristas y tríos contundentes.


LAST FAIR DEAL
Once

El trío vizcaíno se ha impuesto el ver triunfar de nuevo el antiguo blues rock del otro lado del charco, y con este su segundo disco de estudio nadie puede negar que no vayan por el camino correcto. Un sonido forjado en el hard-blues de Grand Funk Railroad, fundido con el rock americano con poso sureño de los Allman Brothers o Lynyrd Skynyrd, y abrazado por ritmos más “actuales” como los de los Black Crowes.

Riffs crudos y potentes cabalgan sobre una base rítmica soberbia durante todo el álbum. El sentimiento y la elegancia que Virginia Fernández imprime a su batería, y las certeras y nítidas líneas de bajo de Iker Arbizu arropan de forma brillante a un Gonzalo Portugal que da rienda suelta a su talento e inspiración con las seis cuerdas. Gonzalo se encarga, además, de llevar el peso vocal en todas las pistas, erigiéndose en el líder indiscutible de la formación.


La intro instrumental y el single "Nobody" componen un inicio potente y directo, un hard-blues de gran fuerza con un estribillo totalmente pegadizo. En "Taking the Long Way" cambian a un registro más sosegado con claro aire Allman, para adicionar unos preciosos teclados en la más rockera "Gonna Tell". "New Order" con su alegre riff inicial nos devuelve a las tierras de aquellos que proclamaban orgullosos que Alabama era su dulce hogar. "Yesterday", por contra, baja la intensidad y sube el sentimiento, conformando un medio tiempo maravilloso que supone uno de los puntos álgidos del LP y que cierra la primera cara del mismo.


Miles nos acerca a un blues más denso y primigenio donde Gonzalo se exhibe con su guitarra, mientras que "Way Down the Streets" adquiere un tono vacilón tanto en la música como en el deje stoniano vocal. El ritmo eléctrico se desenchufa durante la acústica y sentida "The World is Fading", para retomarse con un estilo totalmente boogie en la magnífica "Down Below". Y para terminar de redondear un trabajo perfecto, la absorbente "Bye Bye Blackbird" vuelve por los derroteros sureños que acompañan la mayor parte del álbum.


Un disco sin fisuras, de perfecta producción y hecho con el sentimiento y el cariño de tres jóvenes que aman la música por encima de todo. Una banda prometedora y con un futuro muy esperanzador por delante, que esperemos nos siga deleitando con nuevas muestras de estos sonidos añejos.

Javi GARAYO
thespiritofthewild.blogspot.com



Gonzalo Portugal
voz y guitarra
Iker Arbizu bajo
Virginia Fernández batería






Abril 9
+ RavenEye
KAFE ANTZOKIA
Bilbao

Abril 10
+ RavenEye
HELLDORADO
Gasteiz

Abril 11
+ RavenEye
LE BUKOWSKI
Donostia

Abril 12
+ RavenEye
LOCO CLUB
Valencia

Abril 15
+ RavenEye
ROCKSOUND
Barcelona

Abril 16
+ RavenEye
MOBY DICK CLUB
Madrid

Abril 17
+ RavenEye
SALA MARDI GRAS
A Coruña

Abril 18
+ RavenEye
LA FABRICA DE CHOCOLATE
Vigo




















Hoy empezáis una gira junto a los británicos RavenEye. 
Va a ser nuestra mayor gira hasta la fecha. Esperamos que nos ponga en nuestro sitio, en el lugar que estamos. Que sea una prueba. Y esperamos pasarlo lo mejor que podamos. Tenemos muchas ganas de conocer a Oli Brown a quien admiramos como guitarrista y poder girar diez días con él nos parece un lujo.

¿Quién es Oli Brown?
Lo conocimos porque fue telonero de Satriani hace medio año. Investigando en youtube nos gustó pese a que descubrimos que tenía un estilo más bluesero. Nos encantó. Luego nos enteramos que tenía una banda en formato power trío, que tenía 25 años, que había recibido el premio a mejor guitarrista de blues de Inglaterra,  que ha girado con Jeff Beck y que BB King le tiene echado el ojo desde que tenía 18 años.

¿Cómo de importante son los directos para Last Fair Deal?
Hasta día de hoy es lo más importante. El estudio no lo hemos dominado todavía pese a que hemos grabado dos discos ya. La energía del directo nos tiene cautivados y nos sentimos como pez en el agua. Nuestra propuesta musical está hecha para ser cultivada en directo. Tenemos unos temas y están grabados pero en un concierto reaccionas a elementos externos, a que la gente se acalore y te aplauda. Eso hace que nosotros reaccionemos de una manera o de otra. Aunque sabes cómo es el tema en estudio, en directo nunca sabes a donde va. Eso es lo más bonito de todo esto. Un disco es para que me llamen para tocar. Nos encantan los discos, ponerlos en casa y demás. Pero donde mejor nos movemos es en los directos.






En cierto modo es como si LFD tuviese dos caras. La parte más contenida del estudio, con más apego a la actualidad. Y por otro lado, la más salvaje de los directos. Despatarrando. Tirando de jams.
Eso es algo a lo que nos ha llevado el tiempo. No es nada premeditado. Los temas están en el disco pero no acaban ahí. En nuestros directos obtienen una vida. Todo esto ha sido algo fortuito y no buscado. Ha surgido y se ha ido haciendo más grande.

En cierto modo vuestros referentes hacían lo mismo.
Elegimos versiones porque nos encanta tocarlas y porque nuestros grupos de cabecera también lo hacían, claro. Coger temas de otros y llevarlos a su terreno en su directo. Es una forma de mantener vivos los temas y de escapar de una de las mayores frustraciones que puede tener un músico que es tocar sus mismos temas una y otra vez. Porque ocurre que con el tiempo hay temas que te los dejas de creer y no sentirte relacionado con lo que tocas es una putada.

En el concierto de Markina la mitad del set list eran temas de otros. ¿Es algo normal?
Depende del día y del tipo de tema que queramos tocar. Por lo que expresa o por como suena. El ambiente que crea. Los cambiamos constantemente. Nos encanta. No el hecho de intentar copiarlas si no de desmelenarlas y llevarlas a tu terreno.







¿Qué aspecto ayuda más a la economía de LFD, los directos o los discos?
Es una respuesta complicada. Tendríamos que contestar que las dos. Cuando grabas el disco haces una gran inversión pero el día que lo publicas, recibes mucho apoyo. En ese momento el disco es la mayor ayuda porque te hace recuperar parte de la inversión. Pero luego las ventas empiezan a decaer y el directo, donde te paguen más o menos, se convierte en el pilar. De hecho, ahora mismo econonómicamente nos estamos sustentando gracias al directo. No vivimos de ello pero al menos ya no perdemos pasta y podemos invertir. El merchandising te puede ayudar en un momento dado, puede ser la diferencia entre palmar pasta y no palmarla. Y ahí dependes de los directos porque es cuando más discos vendes.

¿Cómo surgió la oportunidad de ir a actuar a Holanda en el festival de tributo a Rory Gallagher?
Jerry nos propuso hacer un Izar&Star dedicado a Rory Gallagher porque decía que le recordábamos mucho a él y él era uno de los ídolos de su infancia. Alguien grabó un par de vídeos de ese día y a través de youtube lo vio en Holanda una persona que lleva 17 años organizando un festival internacional de tributo a Rory Gallagher. Cuando fuimos el primer año estaban un poco acojonados porque no sabían que esperar de nosotros. Estábamos atacados de los nervios. Allí todo el mundo sabía inglés y teníamos que clavar las letras. Y les gustó. Así que este año hemos repetido y además nos contrataron para hacer un pase doble con temas propios en un pueblo costero a las afueras de Amsterdam. Hora y media y hora y media con lleno y no dejaban que nos marchásemos. Gustamos bastante a la gente de allí y parece que nos llamarán del Alkmaar Blues Express. Así que encantados.

¿Tenéis miedo de encasillaros en torno a la figura de Rory Gallagher?
No. Y si tienen que encasillarnos que sea con él, por favor. Todo lo que engloba Rory, su manera de entender la música, los directos, su espiritualidad, su discreción, su humildad, su elegancia... que nos comparen con él siempre. En el local hemos copiado a todos y a nuestro juicio hemos llegado a parecernos a todos. Pero hicimos lo de Rory Gallagher y nos sentimos tan agradecidos que siempre hacemos un tema suyo. Pero somos muchas cosas además de Rory Gallagher.


¿Lo considerais una influencia?
Sí. Para todo. Por como vivía la música, por como se dejaba la piel en el escenario, humildad, trabajo, tocar en cualquier sitio... El otro día le leímos a Slash y decía que Gallagher era la única persona que conoce que tuvo todas las entradas vendidas durante cuarenta años seguidos. Y toda la gente que lo vio se quedó prendada.

¿Creeis que las influencias son más importantes para la prensa especializada o para el público que para las bandas?
Sí. Totalmente. Nosotros aprendemos de todo lo que escuchamos. El ejercicio de destruir los prejuicios es importante para todos. Hay un montón de cosas que te influencian pero que luego como trío no podemos aplicar. Si Gontzal fuese negro seríamos un grupo de soul, por ejemplo. Nos encantan The Band o Doobie Brothers pero no podemos pretender ser ellos.






Es algo así como lo que decía Sergio de HighLights de que una influencia empieza cuando algo te gusta y acaba cuando no es aplicable a tu banda. 
Claro, es que es así. Muy grande Sergio. Muy bien explicado.

¿Qué tal ha funcionado "Once"?
Llevamos más de 600 cds y unos 150 vinilos. Y nos parece una burrada. Nos ha dado mucho y no solo por lo que hemos vendido. Hemos conseguido que una empresa de managament se fije en nosotros y nos saque de aquí para tocar. Hay muchas cosas que van saliendo. Como por ejemplo tocar Led Zeppelin en la noche de reyes. Eso nos lo da "Once", nos lo da nuestro trabajo. Se ha aceptado muy bien, todas las críticas han hablado bien. Nos ha soprendido leer cosas tan bonitas.

"Once" es de finales de 2013 ¿Ya va siendo hora de meteros en otro disco?
Vamos ya. Queremos tenerlo grabado antes de que acabe el verano. Luego no sé si saldrá este año o el siguiente pero esa es nuestra idea. Estamos tocando tanto y estamos creciendo tanto como músicos que ya sentimos que no nos relacionamos con el disco igual que antes. Y por el contrario, cuando trabajamos en un tema nuevo estamos pensando en acabarlo, en grabarlo y en poder llevarlo al directo.

¿Hay temas terminados?
De momento ninguno pero tenemos seis muy bien encaminados. También es verdad que con la gira de presentación por todo el Estado, lo de Led Zeppelin y lo de Rory Gallagher hemos tenido que ir trabajando en los tiempos muertos. En cuanto acabemos la gira nos pondremos a tope.

¿Vosotros notais que el vinilo, su mercado, se está recuperando?
Sí. Hay gente que no te compra cd. Que te dicen que para eso se lo escuchan en spotify.

¿Os gusta el cd como formato?
Sí. Pero preferimos el vinilo. Su lado espiritual... aprenderte los discos por caras, ir viendo el libreto o las fotos mientras suena la música...

Mocker's, power trío de Durango protagonista de Erocka semanas atrás, nos comentaron que creían que se estaba formando una escena en Bizkaia.
Tenemos la sensación de estar viviendo como se genera una escena. No recordamos haber tenido antes la sensación que tenemos cuando vamos a ver a unos Quaoar o unos HighLights. Pero es que vemos a Priscilla y nos pasa lo mismo. O a Belako. O Dead Bronco. Y podríamos seguir así un buen rato. Falta público todavía, aunque haya mucho más que antes. Pero sí tenemos la sensación de que se está generando algo. Cuado empezamos había muy pocos sitios donde daban bolos. Ahora hay un montón de conciertos a la vez y algunos están llenos y otros casi.

¿La prensa acompaña?
Es un tema espinoso. La que lleva mucho tiempo y tiene  mucha importancia debería hacer mucho más. Hay gente muy buena en medios muy pequeñitos que da gusto ver como escriben, como trabajan y el esfuerzo que aportan pese a estar abajo. Pero bueno, cada cosa, con el tiempo, acaba en su sitio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario