viernes, 13 de marzo de 2015

LEE BAINS III & THE GLORY FIRES Redefinición sureña







The dirty south?
“Centreville”, uno de los mejores temas del precioso primer álbum de estudio de Lee Bains III & The Glory Fires, narra la historia de un escritor de ficción, amigo del propio Bains en la realidad. Logró un puesto en un periódico de la gran ciudad y tenía que desplazarse hasta allí. Su único modo de transporte era una vieja furgoneta pic up que pertenecía a su abuelo y que jamás había visto una autopista. A mitad de camino, a la altura de una localidad llamada Centreville, el motor del automóvil se sobrecalentó y el escritor se quedó tirado en la cuneta.

Según Bains, el tema habla de que para gente como él “el sur ya es suficientemente grande en extensión física como para que encima sea también gigantesco en lo ideológico”. A menudo el jóven músico hace referencia a un laberinto cultural y político en el que resulta complicado encontrar las raíces. El sur, el gran sur de los grises en la Guerra Civil estadounidense, ha intentado sacar pecho basándose en una cultura que para Bains fue escrita por los ganadores. Siendo esta cultura, a menudo, un embrollo de tópicos, “Estoy más cansado de los estereotipos que los sureños tienen del sur que de los estereotipos que tienen del sur los que no son del sur”, aclara. “En el norte piensan que Alabama es completamente rural hasta el punto de no separar el concepto de Alabama pueblo y Alabama ciudad. También creen que somos racistas y a menudo he visto como racistas en otros estados han venido con consignas racistas esperando que les respondiese con algún tipo de apretón de manos secreto del Klan”.

Nacido en el entorno de Birmingham, Alabama, Lee Bains III es el tercer hermano de una familia de músicos. Su abuela fue directora de un coro metodista durante sesenta años. Allí conoció a su abuelo, que era tenor solista. Su madre toca el piano a buen nivel. Y tanto su padre como sus dos hermanos mayores estuvieron metidos de cabeza en el rock n’ roll. De hecho, Lee tenía doce años cuando su padre lo llevó a ver Lynyrd Skynyrd (un 3 de julio) y Allman Brothers (un 5 de julio). Con el cuatro de julio en medio. En tres días.

Amante de los clásicos.
La primera cinta que me compré con mi propio dinero fue “The Real Folk Blues”. El primer CD “Live at Woodstock”, de Jimi Hendrix. Y al de poco tiempo me compré el “Mad Dogs and Englishmen”, de Joe Cocker, solo porque me gustaba la portada”, narra el cantante, guitarrista y compositor, que creció escuchando rock clásico, soul y country añejo, además de cosas que mamaba directamente de las discografías de sus hermanos mayores como Old 97’s, Blue Mountain y Whiskeytown.









En una enumeración de sus artistas favoritos confluyen con naturalidad Big Star, Allman Brothers, Wilson Pickett, Replacements, Stooges, Townes Van Zandt, Ramones, Leon Russell y Drive-by Truckers algo que, en cierto modo, queda patente en los surcos de sus discos. “Una vez cuando tenía 16 años me planté en el Five Points Music Hall de Birmingham con un carné falso para ver a Drive-By Truckers en la gira de “Southern Rock Opera”. Los teloneros eran Slobberbone”, recuerda Bains III.

El joven compositor define su Birmingham natal como un gran lugar para hacer música honesta y genuina con sentimiento de perdedor. Bains III, que lleva escribiendo canciones desde los catorce años, dejó Alabama, una de las mayores canteras musicales del planeta, para cursar estudios en Nueva York. Allí quedó prendado por la energía y mentalidad crítica que tenían las bandas hardcore y alternativas de la gran manzana. Tras terminar la universidad vuelve a Alabama y se une a los recordados Dexateens, una de sus bandas favoritas, hasta que estos deciden separarse en 2010. Entonces Bains decide subsistir en solitario durante un tiempo hasta que funda The Glory Fires junto a otros tres músicos de la zona: Blake Williamson, Justin Colburn y Matt Wurtele. La crítica los situó en el sonido de las Quad Cities, norte de Alabama, como meses antes habían hecho con Alabama Shakes. “En la zona de Huntsville, Birmingham, Tuscaloosa y Mobile hay un puñado de chicos haciendo música sin preocuparse demasiado de qué interesa comercialmente”, dice Bains.

Una bomba en Gilead.
“There is a Bomb in Gilead”, el primer disco de la banda, fue publicado en mayo de 2012. Fue grabado en dos estudios diferentes y por el camino la formación sufrió varias alteraciones en el puesto de guitarrista. La banda tocó asiduamente para utilizar aquellos bolos a modo de ensayos. Según el propio Bains, el disco suena a ellos mismos y no cree “que suene a nadie más”.


LEE BAINS III & THE GLORY FIRES
"There is a Bomb in Gilead" (2012)


Uno de los mejores discos de rock americano, en el sentido más amplio de la palabra, publicados en el último lustro. El péndulo compositivo de Lee Bains III bascula con inusual elegancia entre el soul, el rock ácido de los sesenta, el country rock de Joshua Tree y el rock n' roll clásico. Bains III canta sin vértigo. Ora con voz de terciopelo, ora con la garganta como una lija dependiendo de lo que pida la canción. Un primer paso discográfico maravilloso que mereció mejor suerte de la que tuvo y que apenas caló a este lado del charco. SPOTIFY.






Dereconstruyendo.
En el anterior disco escribí canciones mientras lidiaba con mi vida interior y con relaciones muy estrechas. Éramos una banda que estaba buscando su sitio. Estaba enamorado de los discos de los Stones de los últimos 60, de los Muscle Shoes y cosas por el estilo y eso resultó una influencia en el disco. Sin embargo este disco lo hemos parido tocando temas nuevos todos juntos en una caravana. El nuevo grupo creo que tiene un nivel de energía e intensidad más alto y eso se nota en los temas. Me sentí menos obsesionado y resignado con el proceso que cuando grabé el primer disco. En éste me sentí más enérgico”, explica Lee Bains III sobre el proceso de concepción de “Dereconstructed”, su segundo disco.

Si “There is a Bomb in Gilead” era un ejercicio pulcro y sincero, “Dereconstructed” resulta, de entrada, un documento extraño y esquivo. Su sonido pretendidamente sucio y crudo los apartó del clasicismo de su primera entrega. La figura del productor Tim Kerr fue clave. Lee Bains III estaba interesado en trabajar con él porque considera que “Tim es muy bueno a la hora de captar la espontaneidad y la crudeza de una banda”.




Es de suponer que el fichaje por Sub Pop dio vía libre al nuevo sonido embarullado de la banda. Tim Kerr fue quien facilitó el trato con la discográfica de Seattle. En un principio era el propio Lee Bains III el encargado de buscar sello. Les pasó el disco a varias discográficas de su entorno y a amigos que podían tener contactos. Luego se lo pidió a Kerr. Este les envió el disco a diferentes discográficas. Entre ellas Sub Pop, ya que el productor había trabajado con ellos con anterioridad. “Me pareció bien pero pensé que no jugábamos en su liga y que no nos harían caso. Pero el mismo día que Tim envió el disco me llamaron de Sub Pop. Al de poco fueron a vernos a Portland y luego a Seattle y al final acabamos firmando”, aclara Bains.

Si en lo musical el sonido había pasado a ser somático, en lo ideológico Bains seguía buscándose a sí mismo en las raíces del sur de Estados Unidos. “Este disco no habla de otra cosa que no sea yo luchando para desmontar mi herencia cultural personal”, explica un combativo Lee: “El título de la canción “We Dare Defend Our Rights” coincide con el lema del estado de Alabama. Escribí la canción irónicamente porque no es que Alabama pueda presumir de hacer lo que dice su lema. Por ejemplo, no hace mucho tiempo que el Estado de Alabama ha abolido una ley que daba derecho a la policía de detener a alguien por el mero hecho de ser sospechosos de haber nacido en otro país”.



LEE BAINS III & THE GLORY FIRES
"Dereconstructed" (2014)

Aunque los postulados creativos de Lee Bains III siguen siendo los mismos, aquí, el country, el soul y el pop suenan bajo un manto de costra punk que probablemente esté relacionado con el trabajo en la producción de Tim Kerr. Se echan de menos las composiciones más relajadas de "There is a Bomb in Gilead" pero "The Company Man", "The Kudzu and the Concrete" y "We Dare Defend our Rights" siguen siendo clásicos instantáneos con un sabroso regusto sureño totalmente enfocadas a su ejecución en directo. SPOTIFY

No hay comentarios:

Publicar un comentario