martes, 24 de febrero de 2015

THE WALKING DEAD. Reflexiones sobre el capítulo 5x11. (SPOILERS)


5x11. The Distance. 



Música para la lectura: "Your love is killing me", de Sharon Van Etten.


Sigue su curso la segunda mitad de la quinta temporada de The Walking Dead y por primera vez tras el parón invernal, hubo tiros y acción equipoAesca. Para más bochorno todo volvió a ocurrir de noche, para intentar disimular torpeza. Por lo tanto, la mayoría de fieles de la serie podrá estar contento aunque lo que espera de ahora en adelante no tiene buena pinta para ellos.

El capítulo once de la quinta temporada lo retomaba exactamente donde lo dejó el diez: un misterioso personaje vestido de Cortefiel y con verborrea asertiva aparece cerca del granero invitando al grupo a ir a su comunidad donde todo es maravilloso, hay muros altísimos e incluso hay cirujanos. Pero el grupo, con Rick a la cabeza no se lo traga o no quiere tragárselo. Son muchos los tumbos que han dado y la última vez que confiaron en un reducto de aparente civilización casi acaban abiertos en canal como si se tratase de una matanza.

Así que el capítulo se resume en un tira y afloja dentro del grupo con Rick encarnando el extremo desconfiado y paranoico y Michonne el pragmático y confiado. Gana la segunda postura no sin ideas peregrinas de Rick de por medio. Aunque al final, tras jugarse el tipo, acaba ganando la cordura y el grupo acompañado por el misterioso personaje con carné de socio de Cortefiel y su no menos misterioso novio, que no es que aparezca de repente pero sí que da la sensación de que el montaje nos debe alguna explicación, acceden a Alexandria, que es el nombre de la nueva comunidad.


 Rick no termina de fiarse de un tío con pintas de haber salido a comprar el pan un domingo por la mañana.



Es de suponer que todos aquellos que se quejaron del tono reflexivo y del "escaso ritmo" de los dos anteriores capítulos y de los capítulos personales de Beth o Carol estarán más contentos. Pero lo cierto es que a efectos de guión ha ocurrido poco o incluso menos que en esos capítulos en los que parecía que no ocurría nada. Ayer la sicología de los personajes fue matizada con una motosierra desafilada. Los guionistas solo tenían clara una cosa: hay que estirar el chicle todo lo que se pueda porque una vez en Alexandria, con todos establecidos, lo más probable es que la temporada se acabe.

¿Qué espera al grupo en Alexandria? Probablemente un pueblo aburrido, con sus líneas jerárquicas establecidas en el que Rick pasará a ser el número 2 o 3 con el presumible conflicto que esto supondrá. Aquí hay que hacer memoria y recordar qué ocurría en el cómic. Bien, ocurría precísamente eso. Es de suponer que los guionistas tendrán que incluir alguna tensión de cara al final de la temporada. O la vuelta de algún personaje conocido. ¿Andrea? Veremos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario