viernes, 7 de noviembre de 2014

The Descent, engranaje metálico

Previa: Final 7-N. Villa de Bilbao 26. Metal.
Bilborock|Viernes 7 de noviembre. 20:00h. Gratis. 

"El Villa es una ventana enorme 
hacia un publico muy variado."
El humo y el polvo no dejan respirar. Edificios derruidos, explosiones, fuego, sangre y muerte. La ciudad está siendo atacada por un cíclope envenenado de odio. Levanta por los aires a las víctimas y las aplasta contra el suelo en señal de venganza. No habrá prisioneros. Pero una sinfonía de riffs asesinos parece intimidarlo y, por si acaso, retrocede agazapado. Guitarras afiladas, agudas, veloces. Una voz raspada, aguerrida, mortífera. Una sección rítmica entre truenos y ecos infernales. En el otro rincón, The Descent, banda vizcaína de death metal melódico que disputará esta noche la final del Villa metálico. Ellos, The Wizards y HighLights. Tres ganadores para tres premios. Cíclope, prepárate.








El Villa de Bilbao en su sección metálica afronta su final número 26 esta tarde a partir de las 20 horas en Bilborock. Tres bandas de Bizkaia se disputan los tres primeros premios. 5000€ para el ganador, 2500€ para el segundo y 1200€ para el tercero. Venga el reparto que venga, será doloroso que no ganen las tres. Aunque en cierto modo, con estilo y clase, ya lo hacen. "Todos los resultados son positivos para nosotros, si quedamos terceros saldremos con la camiseta sudada y una sonrisa en la cara. Si quedamos primeros, lo mismo", afirma Ander, guitarrista de The Descent, quinteto vizcaíno de death metal melódico que tiene su cuartel general en los locales Grabasonic de Berango. "Hacemos death metal influenciado por muchos estilos como el thrash metal o el black metal. Actualmente tenemos un disco editado en la calle, "Dimmensional Matters". Hace unos meses colgamos en internet dos temas de lo que va a ser nuestro próximo disco. Pronto habrá noticias", añade.

Dentro de un planteamiento extraño y feroz como el del Villa, que invita a competir a grupos que no tienen nada o tienen poco para obtener algo, existe una corriente positiva que da luz y brillo al certamen bilbaíno: la posibilidad de actuar en condiciones más que dignas, un tratamiento profesionalizado y el acceso a un gran público. "Es una ventana enorme hacia un publico muy variado. Un concierto o dos en unas condiciones muy profesionales , con un trabajo publicitario que alcanza a mucha gente", declara Ander, quien tiene claras las pretensiones con las que una banda se presenta al Villa en pleno 2014: "Con las de ganar, como es lo lógico. Te presentas para dar el 100% en treinta minutos de concierto y esperas tener lo que hace falta para que un jurado y la audiencia te concedan un puesto en la final. Si es así te preparas para dar el 200% en la final , porque no puede ser de otra forma, tienes que estar a al nivel ( que cada día es mas alto ) de las otras bandas".

Cierto. El nivel que alumbra la final de esta tarde es abrumador y más teniendo en cuenta que dentro de un concurso internacional como el Villa, las tres bandas que más han destacado entre las más de un centenar presentadas, son de Bizkaia. HighLights haciendo hard rock de corte clásico, The Wizards cruzando hard rock pesado y metal en algún lugar del averno y The Descent ofreciendo su particular visión de un death metal melódico feroz y afilado.

Para Ander, hacha de The Descent, la final es "variada y muy solida. Abarca desde el metal extremo hasta el heavy metal mas clásico. The Wizards y HighLights son dos bandazas, con una clase sobre el escenario alucinante. Es un honor compartir la final con ellos". No obstante, el quinteto de death metal melódico vizcaíno tiene claras cuáles serán sus bazas de cara al bolo de esta tarde ya que pretenden que "sea mejor que el de la semifinal porque siempre queremos hacerlo mejor y para eso estamos currando mucho".

La lucha sigue. The Descent es una banda del underground vizcaíno, si es que existe ahora mismo algo que no sea underground en el mundo del rock, que pelea en su día a día por salir adelante. Porque pese a todas las penurias que rodean la actividad musical siempre surgen héroes del subsuelo dispuestos a pelear por lo que creen y por lo que quieren. "Es fácil si eres una persona que tiene los pies en la tierra y te gusta de verdad lo que haces. Lo que queremos es pasar la mayor cantidad de tiempo posible subido a un escenario disfrutando de la única recompensa verdadera que hay en esto: tocar tu música y expresarte frente a una audiencia de 3 o 300 personas", subraya Ander.

Ahí, en el futuro inmediato de The Descent, HighLights y The Wizards, el Villa cumplirá un papel clave. El plano económico y la viabilidad son trascendentales para formaciones que sufren lo indecible para tener ingresos. Hoy caerán entre 1200 y 5000 euros en premios. The Wizards apuntan a un nuevo disco con lo que se saque. En el caso de The Descent "cualquiera de los 3 premios de la final es un aporte económico que nos ayuda mucho a conseguir nuestros planes de futuro y de que THE DESCENT siga el camino que lleva hasta ahora", asegura Ander.

Es la hora de la verdad. Esta tarde noche PRIDE OF THE MONSTER realizará un seguimiento pormenorizado de la final. Tras el concierto de cada banda se colgará un resumen y una valoración de su actuación. A la finalización, se anunciará el palmarés oficial. Ya entre el domingo y el sábado será el turno de una crónica que diseccionará la final punto por punto y probablemente contará con valoraciones sobre el terreno de los propios protagonistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario