martes, 30 de septiembre de 2014

Reminiscencias del clip de "Until it Sleeps" y mucho twerking en el clip oficial de "The Motherload", de Mastodon










"The Motherload", de Mastodon, pasa por ser una de las mejores canciones del año. Aquí puedes ver su videoclip oficial donde se entremezclan imágenes que recuerdan exageradamente a "Until it Sleeps", el videoclip del primer single del "Load" de Metallica. El ingrediente transgresor que añade el video de Mastodon es el twerking. Curiosa mezcla.

Publicados hoy 30 de septiembre...

Electric Wizard "Time to Die" (Spinefarm Records)



Nueva entrega da la banda sonora original del infierno más lisérgico.




Pieta Brown "Paradise Outlaw" (Red House Records)



Un paso más personal e intimista en este disco grabado en los estudios de Justin Vernom (Bon Iver).




Jimbo Mathus "Jimmy The Kid" (Big Legal Mess Records)


Primera incursión de Mathus en el country con buen resultado.




Lucinda Williams "Down Where the Spirit Meets the Bone" (Highway 20 Records)

Williams explora su interior en el primer disco publicado bajo su propio sello.


domingo, 28 de septiembre de 2014

Villa de Bilbao Metal: INFAMIA + EATE

INFAMIA + EATE

Viernes 26 de septiembre | Bilborock


Bien hecho/Mal hecho.

Las cosas se pueden hacer bien o mal. Hacerlas bien conlleva un sacrificio. Un empeño. Hacerlas mal puede ser producto de equivocaciones, desidia.... Pero la realidad más perversa es aquella en la que a sabiendas de que las cosas se hacen mal, se continúa hacia delante como si nada. En la segunda jornada del Villa de Bilbao 2014 en su sección Metal actuaron dos bandas que lo hicieron bien. Tanto Infamia como Eate pueden estar satisfechos con sus propuestas. Ver su bolo en las tablas de Bilborock fue sinónimo de tiempo bien amortizado.

A las 20:00 horas salían a escena los riojanos Infamia con una curiosa propuesta: atacar un heavy metal melódico y de estribillos emocionantes desde coordenadas puramente hard rockeras. Ni los riffs ni los punteos parecían heavys. Incluso la imagen de la mitad de la banda parecía dividida entre la NWOBHM y el hard rock sucio y callejero de Los Angeles en los ochenta. Buenos temas, mucho equilibrio entre desarrollos, melodías y estribillos y un cantante de voz elegante que cumplía a la perfección desde el pragmatismo de no arriesgar nada. Una agradable sorpresa la de Infamia que sin complicarse demasiado amasan un discurso musical reseñable y esperanzador. 

Sobre las 20 horas y 45 minutos los vizcainos Eate rompían con la espera de la mayoría del público que llenaba Bilborock. Y Eate también fueron una sorpresa. En lo musical y en lo personal. En lo musical porque resultaron convincentes y eficientes y porque dieron poca lugar a la duda. Quizá en ocasiones cada miembro pivote excesivamente alrededor de una dirección común. Cada elemento es demasiado satélite del núcleo en algunos momentos. Eso le resta empaque, empaste y unidad a un discurso musical que, a tirones, vuela a buena altura. 

En lo personal porque quien firma este texto y firma los textos de acompañamiento de cada banda en la web oficial del certamen no se explica de donde salen las erróneas referencias a Su Ta Gar o Latzen y, en menor medida, a Helloween o Gamma Ray. En Eate no hay ni rastro del heavy metal vasco que se asentase en la década de los 90 y lo puntos de encuentro con el heavy acaramelado y edulcorado alemán son meramente casuales. Eate se mueven por terrenos clásicos pero eminentemente potentes. Destilan la suficiente personalidad para que los referentes puedan ser dejados de lado.

Queda entonar el mea culpa y pedir perdón por un error imperdonable e inexplicable. Inexplicable porque tras una investigación ardua no se han encontrado pruebas del momento en el que se cruzaron notas y sobre Eate se escribió lo que le correspondía a otra formación. Bien hecho/mal hecho. Reconocer un error y apuntalar lo correcto debe ser considerado como algo bien hecho. Escurrir el bulto como algo mal hecho. Lo dicho, mil disculpas.

Tras cuatro de las diez bandas que pasarán por Bilborock la quiniela de finalistas de PRIDE OF THE MONSTER es la siguiente: Infamia, Eate y Napalm Storm, final virtual. 

El viernes 3 de octubre será el turno de Evil Killer (Nafarroa) e The Wizards (Bizkaia) en Bilborock.

sábado, 27 de septiembre de 2014

Feos, fuertes y vestidos como furcias... Twisted Fuckin' Sister!!!



 Under The Blade (1982)


Aunque la historia de Twisted Sister se remonta a principios de los 70 cuando Jay Jay French reune una banda siguiendo la estela de New York Dolls que empieza a ser una sensación local de NYC cuando Dee Snider entra como vocalista y le da una orientación más hard rockera al glam de alcantarilla del grupo, no es hasta 1982 con una formación por fin asentada (en la que se incluye el ex-Dictators Mark 'Animal' Mendoza) cuando logran grabar su primer disco. Para ello tienen que irse a Londres donde la nueva ola metalera está en plena ebullición y hacen buenas migas con grupos como Motörhead (Lemmy es de los pocos que parecen pillarle la gracia a su propuesta) y logran que Pete Way de UFO les produzca su primer disco en sello independiente, Under The Blade. Way es un productor inexperto y el sonido deja algo que desear, pero al menos traslada la suciedad y la fiereza de una banda que ya plasma un repertorio lleno de grandes temas. Los Sister se consolidan como la hermana fea y monstruosa del glam y futura mutación esperpentica del hair metal a nivel de imagen, pero toda esa imagen no debería ocultar el calibre de su propuesta musical. Desde el incendiario inicio de What You Don't Know (Sure Can Hurt You), pasando por la opresiva Destroyer, el contagioso rock and roll de Shoot'Em Down, el metal de Under The Blade o la más glammie Bad Boys (of Rock And Roll) el debut de Twisted Sister es un perfecto muestrario de una banda que ya era una máquina perfectamente engrasada sobre el escenario, tal y como se puede verse en su actuación de la época para el programa de TV The Tube.





You Can't Stop Rock And Roll (1983)


Under The Blade se convierte en un disco de culto y hace el suficiente ruido para fichar por una major para su siguiente disco, You Can't Stop Rock And Roll, una continuación de lo visto algo menos 'sucia' en el sonido pero que por otro lado no consigue capturar la fuerza y la excitación de la banda sobre el escenario. Así por ejemplo la increíble The Kids Are Back que es un cañonazo en vivo aquí parece algo falta de revoluciones, aunque sigue siendo un temazo que queda para los anales laqueros. Aquí empiezan a perfilar canciones con potencial comercial como I Am (I'm Me) e himnos como You Can't Stop Rock And Roll para el que hacen de forma bastante amateur un cachondo vídeo que anticipa lo que poco después servirían en bandeja para la MTV en Stay Hungry. Por supuesto siguen ofreciendo un repertorio con generosas dosis de hard rock (Like A Knife In The Back y We're Gonna Make It con sus infecciosos riffs son un buen ejemplo) y números más metálicos como Ride To Live, Live To Ride. Aunque también hay espacio para una primera aproximación a la balada con You're Not Alone. En resumen un notable segundo paso, con una orientación algo más comercial que Under The Blade, pero quizás pierde un poco de su furia también. Sin embargo es un paso adelante necesario para dar el salto definitivo en su siguiente disco.






Stay Hungry (1984)

Stay Hungry es simple y llanamente un clásico. Conjuga las mejores virtudes de sus dos obras anteriores con una producción pulida pero poderosa que da brillo y pestañas postizas a una colección de temas que dan el clavo (en una muñequera de cuero). Aquí hay material de primera para sus seguidores jebis (Don't Let Me Down y la inconmensurable Stay Hungry que abre fuego), números pesados y atmosféricos como The Beast y la tremenda Burn In Hell, una balada de mérito (The Price), un himno para sus acérrimos fanes (SMF)...
Y mi número favorito, la mini-obra conceptual Horror-teria (imposible encontrar mejor nombre) compuesta por ese guiño al mundo de Alice Cooper que es Captain Howdy que desemboca en el infeccioso rock de Street Justice (reto a cualquiera a no mover instintivamente el pie y/o la cabeza siguiendo su ritmo).
Por supuesto la guinda la ponen los dos mega-hits con sus correspondientes clips que los catapultaron a un estrellato breve pero muy intenso. We're Not Gonna Take It podría ser perfectamente un hit del glam de los 70. El vídeo mostraba a Mark Metcalf sufriendo la peor pesadilla de un padre en los 80s: que sus hijos se convirtieran en Twisted Sister.


I Wanna Rock es una canción primitiva, estúpida y genial todo al mismo tiempo. En un hipotético recopilatorio de canciones que contienen la palabra Rock en el título esta debería ser indefectiblemente la primera. Este tema ES el rock and roll y pocas canciones existen que inviten más a escupir los pulmones gritando el estribillo. Los Sister para el videoclip trasladan la acción allí donde están sus fanes: el instituto. De nuevo el sufrido Mark Metcalf, encarnando a un profesor que simboliza el orden establecido que todo adolescente debe odiar por instinto, sufre en sus carnes el poder del rock and roll. No hay imagen más icónica que la de los imberbes jeviolos que estampan sus craneos contra las taquillas gritando Rock, Rock, RUOCK!!!!





 Come Out And Play (1985)

Tras el meteórico éxito de Stay Hungry la banda intenta asentar su estatus de estrellas un año después presentando Come Out And Play. Utilizan todas las cartas a su disposición: portada con gimmick desplegable incluido, colaboraciones de lujo con Billy Joel, Brian Setzer o su héroe Alice Cooper que colabora en su nuevo clip, producción de lujo, etc. Lamentablemente el disco fue un fiasco. Si Stay Hungry vendió más de tres millones este disco se quedó en un 'modesto' millón. Pero lo más sangrante fue que tuvieron que cancelar fechas de su extensa gira.

¿Qué sucedió? Well, para empezar la MTV había sido un arma de doble filo. Sí sus dos hits eran muy conocidos pero habían sido sobreexpuestos y quemados. Si a eso le añadimos que su nuevo estatus de estrellas comerciales había alienado a gran parte de su base de fanes originales (bajo la clásica acusación de vendidos/ falso metal) tenemos a un público que ya de entrada les recibía con el pito torcido. La puntilla la puso la censura de la MTV al (costoso) vídeo de teenagers + zombies de Be Crool To Your Scuel dando al traste a una de sus mejores bazas.




Una pena porque Come Out And Play quizás no sea tan perfecto ni contenga los clásicos instantáneos de Stay Hungry pero es un muy buen disco. Be Crool o I Believe In Rock and Roll están a la altura de sus mejores temas y además no descuidan su faceta más 'jebi' con The Fire Still Burns o la misma Come Out And Play. Quizás la mano del productor de Scorpions se note más de lo necesario en el power baladón I Believe In You, pero en general Come Out And Play es muy notable y cierra un magnífico póker de 4 discos en 4 años.







 Love Is For Suckers (1987)

Love Is For Suckers es harina de otro costal. Concebido como un proyecto propio de Dee e interpretado, al parecer, por músicos de estudio aunque al final en los créditos constara el resto de Twisted Sister. La discográfica dejó claro a Snider que no publicaría el material si no llevaba el nombre de la banda en la portada e increiblemente el resto de la banda se apuntó al paripé.

El disco en sí es un ejercicio de hair metal comercial bastante estandar aunque hay temas que no estan mal (como esa Wake Up que abre el disco) está claro que aquí la fórmula de glam-hard-heavy-ruock ya no está presente. Como muestra puede valer ese impagable muestrario de tópicos que es el videoclip de Hot Love en el que se apuesta claramente por la fórmula maciza + cochazos y Dee intenta sacar partido del acondicionador de su melena ya que su cara sin maquillaje no entra en los estándares de belleza greco-romanos:



Como era previsible el disco no entusiasmó a los viejos SMF ni tampoco les granjeó nuevos fanes en un mercado que en 1987 tenía ya mucha competencia. Un final un pelín amargo que al menos ha sido endulzada por un comeback en directo que todavía dura y que demuestra que Twisted Fuckin' Sister es una de las mejores bandas que pueden verse sobre un escenario y que Dee es uno de los mejores frontman del universo laquero.


TEXTO FIRMADO POR DARTH FARROKH: https://www.facebook.com/darth.farrokh

viernes, 26 de septiembre de 2014

Eate e Infamia en el segundo concierto del Villa en su sección Metal.




 La sección Metal del Villa de Bilbao vivirá su segunda jornada esta tarde-noche en Bilborock de la mano de Eate (Bizkaia) e Infamia (La Rioja). PRIDE OF THE MONSTER estará en la sala siguiendo ambos conciertos vía Twitter. El domingo llegará la crónica a este mismo blog. 


Eate, desde Bizkaia.

El heavy metal de corte clásico será protagonista esta noche en Bilborock. Eate son un exponente de heavy metal vasco y en su sonido hay referencias a Su Ta Gar, Latzen o Gama Ray. Infamia por su parte cabalga sin problemas por una ola épica y melódica repleta de buenos y coreables estribillos.



Infamia, desde La Rioja.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Brother Hawk, de la épica sureña al sueño indie.


Ultimos días de verano. El calor reside en casa desde hace semanas. Humedece la respiración, la dificulta. En la búsqueda de una bocanada de aire fresco se abre una ventana. Las briznas de hierba bailan al son de los grillos más madrugadores. Al fondo en la ría la marea sube al mismo ritmo que se despide el sol. Una ráfaga de aire fresco penetra hasta los pulmones. "C4 Blues". Sabe dulce y salado. Equilibrado. Melancólico pero apegado a la realidad. Brother Hawk, de Atlanta, claro.  Disco: "Affairs of Plain Living" (2012). Descubierto hoy. O ayer. Poco importa. Estos días o cualquier día de estos.

El cuarteto de Georgia cabalga pradera arriba como una banda de caballos con blues dulce en las venas. Su harmónica destila nostalgia bajo una vieja y esquinada farola de Nueva Orleans. La épica, maldita, acompaña en todo momento sus versos. De los Skynyrd más intimistas a Band Of Horses pasando por Neil Young. Ahí está el tema. No se conocen sus planes de futuro pero este "Affairs of Plain Living" es un pequeño clásico en la sombra.





 


miércoles, 24 de septiembre de 2014

"Rock or Bust", lo nuevo de AC/DC, el 2 de diciembre. Así suena el primer sencillo.




El nuevo trabajo de estudio de la legendaria banda de hard rock australiana AC/DC verá la luz el 2 de diciembre. Su título será "Rock or Bust", está compuesto por once temas y fue grabado en primavera en los estudios Warehouse de Vancouver con Brendan O'Brien de productor y Mike Fraser a las mezclas.

"Rock or Bust" es el primer disco en los 41 años de historia de la banda en el que no participa el miembro fundador Malcolm Young. A principios de año AC/DC comunicó que Young se tomaba un descanso de la banda debido a una enfermedad que de momento no le deja volver.

El nuevo trabajo discográfico tendrá una gira de apoyo que llegará a lo largo del próximo año y para ello contará con los servicios de Stevie Young a la guitarra, sobrino de Angus y Malcom Young. Stevie ha sido el encargado de grabar las guitarras en el estudio.

Así suena "Play Ball", el primer sencilo de "Rock or Bust":

martes, 23 de septiembre de 2014

Publicados hoy


Alt-J "This is all yours" (Atlantic) 

La sorpresa del indie rock vuelve con su segundo trabajo de estudio.
Escuchar en Spotify: alt-J – This Is All Yours

 


John Mellencamp "Plain Spoken" (Island / Republic )

El disco número 22 de uno de los héroes del rock americano más genuino.
Escuchar en Spotify: John Mellencamp – Plain Spoken






Bonnie Prince Billy "Singer's Grave a Sea of Tongues" (Drag City)

Vuelve Will Oldham con su propuesta intimista cargada de belleza.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Ryan Adams "Ryan Adams" (2014)


De vuelta con su carrera.


Un acto sencillo. Un acto de redención. Relamerse las heridas. Tocar la guitarra sin un rumbo claro pero sintiendo que la emoción recorre los antebrazos como electricidad y martillea los dedos para que formen acordes, rasguen cuerdas y dibujen arpegios. Un paso más humilde para ir más allá. O para volver en aquella dirección que hizo que los focos se puesieran de acuerdo aunque fuera por unos pocos años.

Un disco homónimo en el que se pueden encontrar las mismas referencias de siempre reinterpretadas como de costumbre. Puede parecer algo simple. Pero deja de parecerlo cuando las canciones que componen "Ryan Adams" resultan mágicamente magnéticas.

El de Carolina del Norte vuelve con una idea simple: una banda rock de acompañamiento y música más humilde y con menos pretensiones en comparación con sus dos últimos discos con los Cardinals. El restultado es vibrante y emotivo. "Easy Tiger" y "Cardinlogy" pecaban de distendidos y esquivaban la emoción y, sobre todo, la visceralidad.

Más de uno y más de dos pedirían al cielo que a Adams volviesen a romperle el corazón para que, roto, volviese a los cobertizos polvorientos llenos de botellas vacías donde componía joyas atemporales como "Cold Roses" o "Jacksonville City Nights". Composiciones donde el dolor de un alma rasgada concentraba su ira en el estómago y el llanto se agolpaba en unos ojos tristes e incomprendidos.

No es que toda la carga nostálgica esté de vuelta con esta nueva mutación de Ryan Adams. Pero sí es cierto que sin perderle la cara a un tipo de composición de regusto radiable, este "Ryan Adams" vuelve a sonar desafiante y desgarrador.

Un Adams nocturno y con aires FM abre el disco con "Gimme Something Good". Primer sencillo con una melodía y una forma de cantar que por momentos trae a la cabeza a los Fleetwood Mac más radiofónicos e incluso a Foreigner. Todavía sin encender la luz "Kim" confirma la noticia. Adams está en el edificio. Más carreras de desamor envueltas por la oscura noche. Avenidas iluminadas, Kim caminando por ahí y el narrador recordándola confuso. La canción se contiene hasta que revienta en un punteo que evoca la libertad guitarrera de Whiskeytown e incluso, de algunos temas de Drive-By Truckers.

Una libertad guitarrera que coge el testigo en "Trouble", un corte de cadencia clásica y ecos de Tom Petty. Sigue Adams en estado de gracia, y apoyándose en el legado de Petty, con "Am I Safe", uno de los temas donde más claro que queda que está más fino y afilado que en el periodo 2007-2008.

Vuelve a caer la noche que tanto le gusta al de Jacksonville con "My Wrecking Ball", una balada acústica y minimal que podría haber sido compuesta en las sesiones de "Heartbreaker". Sigue con "Stay with me" en lo que a todas luces parece el arranque de la cara b. Es un tema similar a "Gimme Something Good" y guarda uno de los mejores estribillos de Adams de los últimos ocho años. Un tema redondo, de 10. Con todo en su sitio y el nervio afinado. Y de nuevo, la noche. "Shadows" hubiese encajado a la perfección en el opaco "Love is Hell".  

El elepé afronta su recta final con cuatro temas de infarto en el que no se adivina fallo o traspié. "Feels Like Fire", "I Just Might", "Tired of Giving Up" y "Let Go". Cuatro obras para el recuerdo. Destacan "I Just Might", con un Adams emulando al Bruce de "Nebraska" hasta que decide llevar la composición a su terreno y "Tired of Giving Up", donde nuevamente el aliento de Tom Petty es apreciable.

Quizá por primera vez Petty está más presente que de costumbre en un disco de Adams. Pero lejos de ser negativo, Adams consigue llevar las referencias a sus coordenadas con elegancia. Alguno podría pensar que a Adams le ha ido bien escuchando a Petty últimamente cuando lo idoneo sería que Petty escuchase una temporada a Adams.

Adams está de vuelta con su mejor disco desde aquel mágico y ya lejano 2005 que la historia parece empeñada en dilapidar en abismo del ostracismo. Que nadie se equivoque, no hay disco malo, ni suficiente. Pero Adams está de vuelta con algo que parecía haber perdido salvo en contadas ocasiones: el desgarro, la emoción, la visceralidad...

Hace un par de años en un concierto en París Adams bromeaba con los tiempos en los que tenía una carrera. Pues bien, 2001 suena lejano y la industria musical parece el yermo de Mad Max II pero este "Ryan Adams" tiene los suficientes alicientes para que Ryan Adams vuelva a volar por donde merece.

8

viernes, 19 de septiembre de 2014

Villa de Bilbao Metal: THE LAST DAYS OF EDEN + NAPALM STORM

THE LAST DAYS OF EDEN + NAPALM STORM

Viernes 19 de septiembre | Bilborock


Indefinición y contundencia.

Al final el Villa de Bilbao en su segunda fase, la de los conciertos en Bilborock, va de aprovechar oportunidades. O de dejarlas pasar. Tanto en la categoría pop-rock como en la de metal. Nuevas tendencias es otra historia. El pasado viernes 19 de septiembre arrancó, dentro de la categoría metálica, la serie de cinco conciertos clasificatorios para la final a tres que se disputará en los primeros días de noviembre. Heavy metal de corte clásico con influencias góticas y celtas desde Asturias con The Last Days of Eden y thrash metal visceral de la vieja escuela desde Zaragoza con Napalm Storm. 

Abrieron The Last Days of Eden. Y dejaron pasar su oportunidad. Durante sus primeros quince minutos de actuación el bajo atronó y sepultó el resto del conjunto. La segunda mitad del concierto se asentaron, llegaron más alto y culminaron bien en su despedida. Solo que esta llegó a los 25 minutos. Se desperdiciaron cinco. Otro tema, probablemente. Aunque esto no hubiese cambiado el global de la actuación del combo asturiano, sí hubiese alterado la impresión que causaron. Lo cierto es que la vocalista naufragó durante todo el concierto, en algún tema alarmantemente, y el resto del grupo ni brilló ni supo taparlo. Probablemente los nervios pasasen factura a The Last Days of Eden y el de Bilborock estuvo lejos de ser su mejor concierto. 

Napalm Storm fueron directos. Sin ningún tipo de atajo. A los treinta segundos ya habían dejado claro a lo que habían venido. Su thrash machacón de la vieja escuela con acento europeo retumbó en cada recoveco de Bilborock. No hubo florituras, no hubo excesivos momentos brillantes pero al menos Napalm Storm mostraron lo que podían ofrecer de una forma atrevida y pura. Algún toque más rockero que metálico vía Motorhead y más frontalidad y violencia musical. Media hora bien aprovechada. Se podrá hacer mejor o peor pero los aragoneses lo dieron todo con seguridad y sin reservas.

De momento solo han pasado dos de las diez bandas por Bilborock. Así que la quiniela de finalistas de PRIDE OF THE MONSTER está clara: The Last Days of Eden y Napalm Storm están en la final, de momento. 

El viernes 26 de septiembre Eate (Bizkaia) e Infamia (La Rioja) descargarán sus propuestas en Bilborock.

Last Days of Eden y Napalm Storm abren el Villa metálico.




Primera jornada de la segunda fase del Villa de Bilbao metálico. Las 10 bandas que superaron el corte de entre los más de 120 participantes tendrán su oportunidad en forma de directo en las tablas de Bilborock. Hoy viernes 19 de septiembre a partir de las ocho comenzarán las hostilidades Napalm Storm (Zaragoza) y Last Days of Eden (Asturias). PRIDE OF THE MONSTER cubrirá por primera vez esta sección metálica del Villa de Bilbao con comentarios sobre las actuaciones de cada banda participante. Permaneced atentos. 

Napalm Storm, desde Zaragoza.

Napalm Storm luchan por hacerse un hueco en la nueva hornada estatal de thrash metal mientras que Last Days of Eden facturan un heavy metal más clásico y épico con un presencia de folk celta en sus composiciones. El sorteo decidirá el orden pero entre las 20:00 y las 21:30 ambas bandas tratarán de demostrar que merecen un hueco en la final a tres que se llevará a cabo en noviembre. 


Last Days of Eden, desde Asturias.

jueves, 18 de septiembre de 2014

Todo listo para el arranque del Villa de Bilbao metálico.

 Diez bandas actuarán en Bilborock dentro de la segunda fase.


El concurso musical Villa de Bilbao sigue su singladura. Son ya 26 ediciones agitando las escenas local, nacional y estatal para dar a conocer las múltiples propuestas de la juventud que aúna esfuerzos alrededor de un puñado de instrumentos musicales.

Hace ya unos días arrancó la sección pop rock y mañana lo hará la sección metálica. PRIDE OF THE MONSTER debutará cubriendo las actuaciones de las diez bandas metálicas que tendrán lugar entre mañana viernes 19 de septiembre y el 17 de octubre. También estaremos en la final a tres bandas que tendrá lugar el 7 de noviembre. Además, POTM realizará previas de los cinco conciertos y colgará vídeos de las actuaciones.

Calendario:

19 de septiembre: Last Days of Eden (Asturias) + Napalm Storm (Zaragoza)
26 de septiembre: Eate (Bizkaia) + Infamia (La Rioja)
3 de octubre: Evil Killer (Nafarroa) + The Wizards (Bizkaia)
10 de octubre: Highlights (Bizkaia) + Horror Movie Trailer (Bizkaia)
17 de octubre: Kraussk (Gipuzkoa) + The Descent (Bizkaia)