viernes, 18 de julio de 2014

Y Bilbao volvió a perder el baloncesto de élite.

Nota: Este blog no va de basket ni volverá a hablar de basket pero refleja mi estado de ánimo de hoy.


Es un día triste. Se veía venir pero no deja de ser triste. Vamos a perder, otra vez, el baloncesto de élite en Bilbao. Mercado de más de un millón de personas. Pabellón de más de 8.000 siempre lleno. Habitual en playoffs y en Europa. Finalista de la ACB hace dos días. Cuartos de final de Euroliga antes de ayer. Finalista de la Eurocup....

Viví con tristeza y resignación ascensos del Caja Bilbao, primero, y Patronato, después. El dinero nunca apareció para aquellos proyectos. Viví con ilusión el nacimiento del Bilbao Basket siendo socio desde la primera temporada en la que se jugó playoff de descenso para evitar la EBA. He vivido tardes de gloria y solo unas pocas decepciones.

Aunque me considero políticamente crítico, me comí la burbuja montada en torno al baloncesto en Bilbao. Me dejé anestesiar. Creí que con nuestro mercado, con el BEC lleno un día sí y otro también, con uno de los mejores pabellones del Estado, con una de las mejores asistencias de la liga, todo el dinero que entraba era normal. Hoy me siento culpable al menos de no haber sentido que debía pensar en las cuentas. Cuestionarlas.

Las cuentas. Arrinda y la Diputación. El dinero público y el baloncesto profesional. En días de crisis o fuera de ellos. El dinero público no puede sustentar una propuesta privada. No puede pagar a deportistas profesionales que si no juegan aquí, jugarán allí y ganarán en un año más que cualquier trabajador como yo en toda su vida. Pero en Bilbao lo sustentó y todos fuimos partícipes. Yo, teórico crítico incansable, incluído.

La Diputación financió el pan y el circo. Es de suponer. A algunos nos dio circo. Esta vez fue bueno. El pan se los dio a unos pocos. Me gustaría saber a quien.

Ahora asistimos a una situación clara en la que a Arrinda hay que exigirle responsabilidades. Se le debían haber exigido antes. El PNV, seguramente, volverá a repetir una de sus prácticas favoritas: la chapuza maestra mediante chivo expiatorio. Esto es, van a calzarle todo a Arrinda y van a lavarse las manos como han hecho una y mil veces. Si es que llegan a hacerlo. Lo cierto es que Arrinda es responsable, pero Jose Luís Bilbao también. ¿Le dio dinero a Arrinda sin exigir plan de viabilidad? ¿Había una deuda y se aportó mucho más dinero que nunca ha sido devuelto? ¿Dónde a ido a parar? Me temo que nunca lo sabremos.

Es todo muy triste. La cantidad de dinero público dilapidada por una gestión nefasta tanto de la parte privada como de la pública que nunca exigió garantías, la pérdida del baloncesto de élite en Bilbao, un pabellón "ejemplar" que costó un dineral que va a quedar para las telarañas, un club que va a desaparecer mandando al paro a todos sus trabajadores... Yo, que soy un ser muy básico, emocional y que piensa que para sobrevivir lo que hace falta es ilusión, lloro la pérdida del basket de élite en Bilbao. Lloro que mi hijo va a vivir un solar como el que incomprensiblemente vivi yo pese a que cuando había que ir al campo íbamos y cuando tenían que poner dinero, nunca aparecía. El basket me ilusiona, a mí y a mucha gente. Y por mucho que me haya preparado para el peor de los escenarios, ahora sigo estando jodido. Muy jodido.

Izkander Fernández.

PD: La ACB ha borrado todo rastro del Bilbao Basket de su web oficial. No es que esa competición y esa web me parezcan gran cosa, pero que sean efectivos por primera vez en su vida en esta situación es, otra vez, muy triste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario